Cómo trabajar con un jefe al que nunca se ve

Hace una década, tener un jefe a distancia era más una ocurrencia de una sola vez que una realidad en la vida profesional. Sin embargo, hoy en día la tendencia por el trabajo a distancia y los patrones de contratación que privilegian el talento por sobre la geografía han hecho que tratar con un gerente al que no se ve físicamente sea un punto clave en la descripción de muchos trabajos.

Por desgracia, establecer una relación de trabajo eficaz con un gerente al que nunca ves no es nada fácil.

Aquí hay 4 estrategias para prosperar en el lugar de trabajo cuando la ubicación de su supervisor es desfavorable.

1. Establece una reunión semanal por Skype
La comunicación es fundamental para que cualquier relación de trabajo funcione. Esto será aún más importante cuando las conversaciones con la persona a la que debe rendirle cuentas incluyan todo, excepto el contacto cara a cara. Una reunión semanal por Skype o una llamada telefónica el lunes pueden ayudarle a discutir el avance de los proyectos, compartir los nuevos avances y resolver cualquier problema que potencialmente pudiera surgir. Dejar un bloque de tiempo exclusivamente para la comunicación regular con su supervisor es una poderosa manera

2. Permanece transparente en todo momento
Cuando se trata de un gerente que siempre está viajando, es fundamental establecer la confianza. Esto significa hacer todo lo posible para seguir siendo transparente – ya sea que esté dejando la oficina temprano, ausentándose una mañana para ir al médico o trabajando desde casa. No permita que el hecho de que su jefe o jefa no sepan de sus acciones sea un impedimento para que gane su respeto. Mantener a su superior lo más informado posible puede parecer innecesario, pero demuestra que él o ella puede confiar en ti.

3. No tengas miedo de tomar las riendas
A pesar de que la comunicación efectiva es esencial, es igualmente importante mostrar iniciativa y tomar las riendas. Ya sea que eso signifique tener que reemplazar a su empleador en una reunión con un cliente, crear un nuevo sistema para la entrega de proyectos o pensar en una forma innovadora de abordar un problema; usted tiene poderosas oportunidades para fomentar sus habilidades de liderazgo. Ir más allá de lo que concierne a sus labores y deberes también muestra a su jefe que no es necesario que le supervisen hasta en lo más mínimo de su trabajo, y que sus niveles de motivación no se limitan únicamente al tiempo que está en el trabajo. Sólo asegúrese de tomar medidas para evitar sobrepasar drásticamente su rol.

4. Pida ayuda cuando la necesite
Cuando trabaja a distancia, es necesario encontrar un equilibrio entre el mantenimiento de la independencia y el poder pedir apoyo. Después de todo, su supervisor sigue siendo responsable de ofrecerle orientación y ayudarle en la construcción de su trayectoria profesional. Cuando surja un problema, asegúrese de alertar a su jefe tan pronto como sea posible y hacerle saber que necesita recursos o ayuda adicional. El trato con un jefe ausente al que no ve a veces puede significar asumir responsabilidades que no son las suyas - expresar su necesidad de apoyo demuestra su inteligencia emocional, así como su compromiso con la realización del trabajo.

El tratar con un jefe que no está físicamente presente puede ser un reto, pero también puede sentar las bases del desarrollo personal y crecimiento profesional. Sólo asegúrese de mantener una buena comunicación, transparencia y pedir consejo si no está seguro de cómo resolver una crisis o establecer prioridades, y su relación de trabajo se beneficiará.

Los líderes de negocios siempre valoran las habilidades blandas- esto incluye la capacidad de comunicarse con una amplia variedad de personas y organizaciones. Como gerente, debe establecer el estándar para su equipo. Cuando se trata de comunicación, hay una serie de maneras en las que los empleadores pueden dar el ejemplo para mejorar las vías de comunicación en el lugar de trabajo.

1. Pruebe usar más la conversación cara a cara
Reunirse en persona puede llevar mucho tiempo, pero evite la falta de comunicación que puede ocurrir cuando usamos los correos electrónicos o el teléfono. Además, no todo el mundo tiene buenas habilidades de escritura, y muchos empleados pueden estar haciendo más de una tarea a la vez al momento de leer un correo electrónico o mensaje de texto. La realidad es que no hay sustituto para el contacto cara a cara, sobre todo cuando se está abordando un tema crítico o asunto complejo. Así que tómese el tiempo para levantarse y hablar con su equipo. Es un hábito que también le dará una mejor oportunidad de saber lo que hace cada empleado.

2. Manténga claro el mensaje
​Asegúrarese de que sus empleados entiendan lo que está diciendo. Puede sonar obvio, pero si su discurso está cargado de jerga específica o términos técnicos, puede que parte de su quipo no comprenda lo que espera de ellos, y puede ser incómodo para ellos el tener que buscar una mayor aclaración. Tiene sentido pensar en el mensaje que quiere transmitir, y decirlo de la manera más sencilla posible. Si es necesario, consulte a su personal si hay algo que necesita ser aclarado o repetido - sin dejar de ser respetuoso con sus necesidades.

3. Tenga en cuenta su lenguaje corporal
La comunicación no verbal puede enviar mensajes contradictorios. Si se piensa en ello, en las conversaciones cara a cara, tener los brazos cruzados puede hacer que parezca que estás a la defensiva. El no hacer contacto visual con los empleados puede hacer que se vea poco interesado en lo que tienen que decir. Trate de darle a sus empleados toda su atención. Conviértase en un oyente activo que toma en cuenta sus mensajes - y transmita su interés a través de su lenguaje corporal. Asienta o proporcione pequeñas indicaciones verbales para mostrar que comprende lo que le están diciendo. Evite interrupciones o segundas interpretaciones acerca de lo que los miembros de su personal están a punto de decir.

4. Establezca el punto de referencia
Algunos de sus empleados pueden tener mucho que aprender acerca de las habilidades interpersonales y de comunicación, pero como un líder en su empresa, depende de usted poder establecer un punto de referencia. La forma de hablar con su personal - con calma, clara y cortésmente, será un ejemplo a seguir por otros, y a su vez reforzará sus habilidades como un líder que se comunica con claridad y eficacia. ¿Cómo se puede interactuar con los empleados? ¿Qué ha funcionado en su empresa para mejorar las comunicaciones en el lugar de trabajo?

El contenido fue traducido del original How to work with a boss you never see.

Share This Page