Cómo hacer que tu jefe “ame” tu trabajo

En el fondo, todos queremos ser amados y reconocidos. Nadie quiere conflictos en su vida personal ni profesional, o tener que tratar con personas que no se interesan en uno.

Sin embargo, mientras que el apoyo de la familia suele ser incondicional, no sucede lo mismo en el ámbito laboral. Si no trabajas duro, tratas a tus compañeros con respeto y tu aporte a la organización es positivo, rápidamente perderás la confianza de tu jefe y de tus pares. ¿De qué sirven los empleados ociosos, desinteresados y conflictivos a un jefe?

Por tu propio interés y considerando el desarrollo de tu carrera profesional, el objetivo es establecer una relación sana y de confianza mutua con tus superiores, incluyendo tanto a tus jefes inmediatos como a otros profesionales sénior. No llegarás muy lejos si no los tienes a todos en cuenta. Cuando necesites su ayuda, apoyo o aprobación, seguro que están más dispuestos a ayudarte si antes te has ganado su respeto y reconocimiento. 

Si te esfuerzas por ser un buen empleado, no debería ser muy difícil tener a tu jefe de tu parte. A continuación encontrarás 14 pasos muy sencillos para lograr que tu jefe “ame” tu trabajo.

1. Cumple con los aspectos básicos
En primer lugar, debes ser capaz de cumplir con los aspectos básicos a la perfección. Realiza las tareas que te han sido asignadas, sigue las indicaciones que te entregaron, como mínimo hasta que domines tu trabajo y entiendas el estilo de liderazgo de tu jefe. Solo entonces podrás empezar a pensar en fórmulas para cambiar los procesos establecidos o hacerlos más efectivos.

2. Entrega resultados
Los negocios son un juego de resultados, así que si eres un empleado productivo que cumple con los objetivos y realiza de forma constante y consistente un trabajo de alta calidad, siempre contarás con el apoyo de tu jefe. Tus logros individuales y colectivos lo reflejarán.

3. Sé consciente de cuál es tu posición
Cuando hables con tu jefe, siempre respeta su seniority y experiencia. Puede que no estés de acuerdo con todas las decisiones que tome, pero no puedes cuestionar públicamente su autoridad. Si tienes alguna objeción, plantéasela en privado. Evita hacerlo delante de tus compañeros.

4. Cumple tus promesas
Si dices que vas a hacer algo, hazlo. Evita hacer promesas irreales o comprometerte a algo que no puedes cumplir en el plazo definido. Nunca debes decir que puedes hacer algo si sabes que no será así. Es mucho mejor ser honesto desde un inicio.

5. Demuestra tus ganas de aprender
Ser un entusiasta y estar ávido por aprender cosas nuevas te hará aumentar tu popularidad ante tu jefe. Si te pueden enseñar nuevas habilidades y técnicas, traspasando el conocimiento a alguien con ganas de aprender como tú, esto hace que el trabajo de los managers sea mucho más fácil. Además, te enriquece para poder ser más productivo en el futuro.

6. Piensa en forma independiente
Llevar a cabo tareas sencillas de forma autónoma, sin necesidad de orientación constante por parte de tu jefe, puede ayudar a reducir su carga laboral. La mayoría de los líderes de equipo no tienen tiempo ni energía para realizar micro-management entre sus empleados, así que si sabes exactamente qué es lo que tienes que hacer, simplemente hazlo. Demuéstrale a tu jefe que puedes gestionar tus tareas y tus cargas de trabajo de una manera eficiente y enfrentar cualquier otro desafío que se te plantee. 

7. Sé un “líder social”
Si eres un compañero amigable, cercano y motivado que siempre tiene un papel activo en la vida social de la compañía, mucho mejor. A los empleadores les gustan los miembros del equipo que hacen que los demás se sientan acogidos e involucrados, especialmente los nuevos empleados que acaban de incorporarse a la organización y no conocen a nadie. 
 
8. Transfiere conocimiento
Si tienes unos conocimientos específicos, habilidades o expertise en un área en particular y quieres dedicar tiempo a ayudar a tus compañeros, puedes aportar un importante valor agregado a tu equipo.
 
9. Ayuda a los nuevos miembros del equipo
Las nuevas incorporaciones a menudo tardan un tiempo en adaptarse al ritmo de trabajo y empezar a aportar. Primero deben entender cómo funciona la organización y cuál es su rol. Tu jefe apreciará que estés dispuesto a ayudar, orientar y atender las necesidades de los nuevos empleados.

10. Demuestra lealtad
Los empleadores saben que es muy difícil construir un equipo de trabajo potente si los empleados van y vienen continuamente. Un alto nivel de rotación puede “matar” la productividad de un equipo. Por tanto, los managers valorarán a los empleados que sean leales a la organización.

11. Sé flexible
Cuanto más flexible seas como profesional, mejor. Esto tiene que ver con adaptarse a los turnos de trabajo, a los horarios de la oficina, a la posibilidad de viajar y a cambiar de oficina, pero también en términos de tareas y responsabilidades.

12. Ves un paso más allá
Los empleadores quieren a profesionales que estén preparados para ir más allá de su descripción profesional. ¿Estás dispuesto a aceptar nuevos retos y lo que sea necesario para entregar los mejores resultados al equipo? ¿Llegarías al trabajo temprano, te quedarías hasta tarde y trabajarías los fines de semana en momentos de mucho trabajo, si fuese necesario? ¿Eres de los que ayudan a sus compañeros asumiendo parte de su trabajo? ¿Estás preparado para cubrir a tus compañeros cuando están con licencia, tuvieron que salir de la oficina o están enfermos? 
 
13. Invierte en tu propio desarrollo
Los profesionales que trabajan duro e invierten en el desarrollo de su carrera siempre serán reconocidos por sus jefes. Los individuos ambiciosos, con ganas de entregarse al máximo y dar lo mejor de sí son habitualmente los más productivos y eficientes. Y recuerda: los managers tienen la responsabilidad de entrenar a los miembros de su equipo y asegurarse de que están creciendo profesionalmente. Los individuos que simplemente desarrollan su trabajo y se estancan, sin preocuparse por el futuro, hacen la vida mucho más difícil a los miembros sénior del equipo.

14. Expresa tus preocupaciones
Si estás pensando en postular a un nuevo empleo, a tu manager le gustará conversar contigo. Obviamente, no querrá perder a un empleado valioso y necesitará asegurarse de que ha considerado todas las opciones posibles para ti. Seguro que tu jefe no querrá recibir tu notificación diciendo que dejas la compañía, sin esperárselo, sin haber tenido la oportunidad de valorar posibilidades de promoción, aumento salarial y otros aspectos para tu desarrollo interno.

¿Por qué mantener contento a tu empleador?

En primer lugar, si eres un empleado valorado por su jefe, seguramente disfrutarás más de tu día a día en el trabajo y tu nivel de satisfacción será más alto. No tendrás que preocuparte por las posibles situaciones conflictivas que puedan surgir y estarás implicado en todo lo que suceda en la oficina. Si surgen nuevos y atractivos proyectos, tendrás más opciones de ser considerado para trabajar en ellos.

Pero tener contento y satisfecho a  tu jefe también tiene que ver con las perspectivas de desarrollo de tu carrera. Si estás pensando en mejorar o darle un empujón a tu carrera –ya sea interna o externamente– tener una buena relación con tu jefe puede ayudar y podría contribuir a lograr tus objetivos. 

Desde un punto de vista puramente práctico, nunca sabes cuándo volverás a encontrarte con la misma gente en el ámbito laboral. Puede ser que en un futuro estés postulando a un empleo en la compañía en la que trabaja tu antiguo jefe y, si tiene un buen recuerdo de ti, tienes mucho ganado. Sin embargo, si la relación fue tensa en el pasado, tienes un problema. 

El contenido fue traducido del original How make you boss love your work

Tags: Carrera

Share This Page