Necesitamos conversar

Por Robert Half 29 de mayo 2017

¿Quién no ha sentido escalofrío al escuchar la siguiente frase? “Necesitamos Conversar”.  Esta frase puede significar muchas cosas en una relación, incluso en relaciones de índole profesional. Los gestores cuando escuchan esa frase ya se imaginan: Va a renunciar o va a pedir un aumento de sueldo, lo cual no deja de ser cierto. Si la idea es conversar sobre la remuneración, lo primero que se debe hacer es planificar con cuidado y antecedencia.

Durante esa planificación, reflexione sobre su desempeño dentro de la empresa, si está o no logrando las metas, cuál es la percepción que su gestor y sus colegas tienen sobre su trabajo, y principalmente como están los negocios de la empresa.  Si las respuestas son positivas, esa puede ser una buena señal para seguir adelante con el diálogo con su gestor.  En esa conversación es importante demostrar que usted está dispuesto a aprender más, dispuesto a tener un mayor alcance en su función, a asumir más responsabilidades y que en consecuencia, usted tiene una expectativa de ser mejor remunerado por ello.

Descargue la Guía Salarial

El momento correcto

¿Cuál es el mejor momento para tener una conversación sobre remuneración? ¿Existe un mejor momento para ello? Aproveche una evaluación de desempeño o pídale a su gestor tener una conversación específica para hablar sobre feedback y aproveche la oportunidad para plantear el tema.  Es fundamental que esas conversaciones se hagan en persona, cara a cara, y nunca por e-mail.  Piense en una buena justificación para su pedido y espera la oportunidad.

El no ya lo tienes!

Siempre antes de intentar algo, las personas dicen, no se pierde nada con intentarlo, el no ya lo tienes.  El problema es cuando ese “no” se materializa, es algo que es siempre frustrante.  Es el tipo de frustración que se siente cuando el gestor niega un pedido de aumento de sueldo.  Sin embargo, es importante entender la razón por la cual dicho aumento no fue aprobado.  Muchas veces el jefe quisiera poderle dar el aumento y considera que usted se lo merece, pero, en aquel momento, el jefe puede no tener los medios para hacerlo y es ahí donde usted debe tener paciencia y sensibilidad para entender, también, el lado de la empresa.

Paralelamente, trate de hacer cursos de corta duración e intente participar en eventos y conferencias relacionados con su área.  La idea es que de esa manera, usted mejore sus puntos positivos y desarrolle los otros.  Así, usted se sentirá mejor preparado para intentar nuevamente pedir un aumento.

More From the Blog...