Networking: qué es y para qué sirve

Por Robert Half 14 de enero 2019

Practicar el networking no es más que trabajar tu red de contactos. Es una herramienta que se destaca cada vez más y, aunque no es nueva, hace posible la construcción de relaciones con personas de tu entorno profesional.

¿Para qué sirve?

Una sólida red de relaciones ayuda en diferentes aspectos: obtener informaciones relevantes, profundizar relaciones con clientes, dar a conocer más la empresa o una idea de negocio, aumentar la visibilidad del profesional, detectar oportunidades de negocio, desarrollar la carrera y, finalmente, vender.

¿Quien forma parte del networking?

La red de relaciones se compone por diferentes perfiles, desde la familia ampliada, pasando por los amigos y compañeros de la universidad y el trabajo, hasta otras personas de tu campo de acción y aquellos que son de otras áreas, pero tienen intereses en común.

¿Cómo mantener la comunicación?

Los encuentros personales son excelentes, sin duda. Nada como el “cara a cara” para solidificar relaciones. Sin embargo, la verdad es que actualmente no es posible encontrar a todos los que conforman tu red de relacionamiento siempre. Por eso el teléfono, WhatsApp, e-mail y redes sociales también son bastante eficientes.

¿Cómo aumentar la red de contactos?

Lo primero que debes hacer es definir tu marca personal: qué ofreces y cuál es tu objetivo. Comienza por considerar tus valores, pasiones y atributos personales. Para lo segundo, piensa en lo que quieres obtener: conseguir otro trabajo, tener mejores contactos para tu empresa, ganar reconocimiento del mercado, etc.

Después crea perfiles en las redes sociales según tu marca, usa fotos profesionales en esos sitios, mantén un currículum actualizado o un prospecto de tu empresa, crea una firma para tus e-mails y manda a hacer tarjetas de visita.

Define tu público objetivo

A continuación, define tu público objetivo - normalmente son las personas que te ayudarán a alcanzar tus objetivos. Puede ser tu próximo jefe, cliente o inversionista, una persona capaz de influir sobre quien tiene lo que quieres o un equipo que te apoyará. No intentes impactar a todo el mundo.

Finalmente, comienza el contacto. Eso incluye ser activo en las redes sociales para darle visibilidad a tu nombre. ¿Cómo? Compartir contenido y hacer comentarios productivos son dos opciones interesantes.

También forma parte del proceso entrar en contacto directo con tu público objetivo.

Considera que es necesario crear valor para los demás porque la red de relaciones es un intercambio. La paciencia y la perseverancia son fundamentales porque los impedimentos aparecerán.

Además de lo ya dicho, también es válido participar en conferencias y eventos que faciliten nuevos contactos, involucrarse con asociaciones, hacer clases, escribir columnas de opinión y entrar en contacto con compañeros de profesión para intercambiar experiencias. ¡Buena suerte!

¿Quieres recibir más contenidos como este?

Regístrese para recibir mensualmente nuestro newsletter que incluye artículos relacionados con desarrollo de carrera, reclutamiento de personas y mercado laboral.

More From the Blog...