Consejos para una exitosa negociación salarial

Por Ines Rodriguez

Cuando un empleado solicita un aumento salarial o plantea una negociación en torno a ciertas prestaciones o condiciones económicas es habitual que se generen situaciones de tensión. Para no cometer errores y lograr el objetivo, hay algunos aspectos muy básicos a tener en cuenta para que la conversación sea un éxito.

Lo primero es perder el miedo, nadie es despedido por solicitar un aumento de sueldo. Hay que entender que para el gerente este tema también puede ser complicado. Muchas veces sabe el valor que tiene el empleado y reconoce sus capacidades y logros, pero no cuenta con los recursos necesarios para aprobar el aumento. Si esto sucede, las dos partes implicadas sienten cierta presión.

En segundo lugar, es importante tener una visión amplia del escenario y darse el tiempo de revisar cómo ha sido el trabajo realizado. Para eso, es bueno responderse las siguientes preguntas: ¿cómo ha sido mi desempeño en la empresa?, ¿he alcanzado los objetivos que se me pusieron?, ¿cuál es la percepción que mi jefe y compañeros tienen de mi trabajo? y ¿cómo se encuentra la situación financiera de la empresa?

Solo en caso de que las respuestas a estas preguntas sean positivas es recomendable seguir adelante con la conversación.

Como tercer consejo, en el momento de solicitar un aumento salarial es necesario justificar las razones que le llevaron a ello y evitar aludir motivos personales. No diga que necesita cambiarse de departamento o comprarse un auto nuevo. Es de suma importancia que en la conversación pueda demostrar que está dispuesto a aprender más, tener un alcance más amplio de las funciones y asumir más responsabilidades, lo que justificaría que le otorgasen un mejor sueldo.

Un aumento salarial se debe solicitar en persona, por lo que la cuarta recomendación sería evitar enviar un correo electrónico refiriéndose a este tema o insinuarlo a través de una conversación telefónica. La reunión de evaluación de desempeño es una buena instancia para introducir el tema.  

La antigüedad sería el quinto aspecto a tener en cuenta. Si asumió recientemente una posición, espere. No es prudente hablar de aumento salarial antes de un año en el cargo. Es imprescindible que haya tenido tiempo de demostrar su valor y que está preparado para asumir nuevos desafíos.  

Por último, aunque pueda parecer un poco extraño, no olvide que el mejor día para solicitar el aumento de renta es el jueves. Un estudio realizado por la Universidad McGill concluyó que el estado de ánimo de las personas va mejorando a lo largo de la semana y la gente está cada vez más flexible y agradable a medida que se acerca el fin de semana.

No es una fórmula mágica, pero si sigue estos consejos puede que esté más cerca de lograr su objetivo. 

Ines Rodriguez es gerente de la división de Ingeniería de Robert Half.

Share This Page