Cómo ser un líder bueno y verdadero

Por Robert Half 14 de mayo 2018

Desde pequeños, aprendemos a ser buenos y verdaderos. Sin embargo, cuando se trata de negocios, e muy común creer que las personas exitosas solo lo logran porque son agresivas o egoístas. Al revés de la creencia popular, no necesitamos pasar por encima de nadie para crecer profesionalmente. Créelo, las mejores personas son líderes más fuertes y más efectivos.

Entrega más de lo que recibes

Comienza a observar dónde puedes agregar valor a los demás, a sus proyectos, operaciones, incluso a su humor y energía. Busca siempre cómo tus esfuerzos pueden mejorar la situación actual. En la medida en que te conviertes en un líder que desea ser útil a los demás, te darás cuenta de que el universo devolverá algo a tu favor. Tu recompensa no será apenas en el ámbito laboral, sino también en tu vida personal.

Ayuda a los demás

Haz un esfuerzo por ayudar a quien esté a tu alrededor, sea el junior, el nuevo estudiante en práctica o el conserje. Eso crea un ambiente positivo y de apoyo en el equipo y ayuda a que la empresa prospere. Ser un líder es tener objetivos en común y ayudar al equipo a alcanzarlos juntos. No existe un "yo" en un equipo.

Sé brutalmente honesto

Tu equipo quiere trabajar con alguien que es honesto con ellos y que busca trabajar en conjunto no solo para crear un buen ambiente de trabajo, sino que también crea en relaciones verdaderas y genuinas. Ser un líder abierto y sincero te permite empoderarlos para que ellos también sean honestos. Eso aumenta la probabilidad de que las personas estén en las posiciones correctas por sus cualidades. También anima al equipo a realizar cambios para que trabajen mejor juntos, superen obstáculos y alcancen objetivos comunes.

Sé bueno y verdadero

¿Quieres ser un líder fuerte y efectivo? Comienza por ser lo más honesto y verdadero que puedas. Si eres un líder honesto, pero no eres bueno, nunca crearás un equipo y los resultados que deseas. Y eso tiene que ser genuino, no sirve aparentar que eres una buena persona, porque no terdrá los mismos efectos. Piensa en dónde puedes agregar valor a cada persona de tu organización.

Creando un equipo ganador

Alcanzar nuevos niveles de eficiencia y productividad se ha convertido en una necesidad, permitiéndole a las empresas mantenerse actualizada en su área, en un mercado competitivo – y sus gestores son responsables por motivar y asesorar a cada uno de los individuos en pos de obtener la mejor performance del equipo para la empresa

More From the Blog...