Cómo hacer networking efectivo

Por Robert Half 21 de agosto 2019

Uno de los consejos más escuchados en el mundo laboral es crear redes de trabajo. O networking como también es conocido. Se trata de conocer y generar nuevos contactos que permitan generar nuevos prospectos y, en definitiva, nuevos negocios u oportunidades de trabajo. Parece simple, aunque muchos repiten el concepto como un mantra, pero no saben realmente cómo aprovechar este recurso que es clave para el desarrollo de un negocio o marca personal.

Es sabido que contar con una buena red de contactos es muy importante. Sin embargo, hay una serie de errores que no debes cometer durante una reunión de networking.

  1. No tener un objetivo

Ser parte de la lista de invitados a una reunión de networking es una gran oportunidad de tener frente a frente a alguien importante para ti. Por lo tanto, debes planificar tu participación, tratar de saber quiénes asistirán y definir a las personas que te interesa conocer. La esencia de estos encuentros es generar contactos profesionales que puedan ser útiles para ambas partes y que no serían sencillos de lograr de no ser por encuentros de este tipo.

  1. Romper el hielo.

Fingir que estás muy ocupado leyendo mails en tu teléfono móvil o pasar todo el tiempo conversando banalidades con la única persona conocida que encontraste en el evento son pésimas estrategias para una reunión de networking. Si tu problema es la timidez, asume que es una tarea que complica a muchos, pero estás ahí para conocer y ser conocido. Para generar contactos y posibilidades de trabajo y negocios. Aborda a las personas que te interesa conocer con tino y gentileza, preséntate y rompe el hielo. Estructura una conversación natural, con preguntas abiertas, que no se puedan responder simplemente con un sí o un no. Evita asuntos polémicos y busca temas que conecten a ambas partes para crear conexión, permitiendo a tu interlocutor dar su opinión, por ejemplo, sobre la conferencia que acaban de presenciar. Es importante dejar que el otro hable, recuerda que el mejor conversador es el que habla poco y escucha mucho.

  1. Ser el centro de la atención

La mejor estrategia para generar confianza, conocer y ser conocido por nuevas personas es dejar que ellos hablen. Escuchar lo que los demás tienen que decir sobre ellos y sobre lo que hacen los hará soltarse primero y te permitirá conocer sus intereses y necesidades después. Preséntate brevemente y después deja hablar. El objetivo debe considerar que te conozcan, pero sobre todo conocer al otro y dejar la puerta abierta para una reunión posterior.

  1. La trampa del buffet

Las reuniones de networking no son para ir a comer. Aunque no tiene nada de malo disfrutar de la rica comida y bebidas que se ofrece en muchos encuentros de este tipo, no debes permitirte caer en la tentación de estar más pendiente de lo que traen los mozos en sus bandejas o de probar cada opción que disponga el bar. La mano derecha debe estar disponible para saludar y presentarse. Busca el apoyo de una mesita para dejar la copa y come con mesura. Comer y beber como si fuera la oportunidad de tu vida es una pésima carta de presentación y, aunque no lo creas, se nota. Y mucho.

  1. Tratar las tarjetas como panfletos

Aunque para muchos es un recurso pasado de moda, las tarjetas de presentación forman parte del protocolo. La clave es saber usarlas. Repartir y recibir tarjetas sin criterio no sirve para nada. Al contrario, cuando son usadas correctamente, son una muestra de interés genuino por seguir en contacto, ya que en ella están tus datos más personales, como el correo electrónico y el número de teléfono personal. Elige un diseño limpio y un material de buena calidad. Un buen consejo es dejar un espacio que permita escribir sin que el trazo se borre o desvanezca. Además, consérvalas en un lugar donde las puedas sacar con facilidad y sin que se doblen o arruguen. Y las que recibas, guárdalas de manera ordenada y sácales provecho después, enviando un correo con mayor información o solicitando una reunión para profundizar algo que hablaron.

Independiente de la personalidad de cada persona, las habilidades para interactuar en un ambiente laboral son perfectibles. Y en materia de crear una red de trabajo, estas capacidades deben estar siempre bien consideradas porque son claves para abrirse camino en un escenario siempre competitivo y exigente.

Contratando con eficiencia

¿Perdiste al candidato ideal por extender demasiado el proceso? El objetivo de esta página es facilitar esa etapa y entregar consejos esenciales para el éxito de un proceso de reclutamiento.