¿Debo renunciar a mi trabajo sin tener un plan B?

Por Robert Half 5 de octubre 2016

Últimamente, ¿se ha hecho las siguientes preguntas?: “¿Debo dejar mi trabajo?” o “¿debo buscar otro trabajo?” Tomar la decisión de dejar una empresa normalmente no es fácil, pero es una decisión que debe ser cuidadosa, informada y racional.

Aquí hay cinco preguntas que se debería hacer antes de decidirse a renunciar.

1. ¿Cuál es la verdadera razón por la que quiero dejar el trabajo?

Las personas dejan sus puestos de trabajo por un sinfín de razones, y cada una tiene que ser analizada individualmente.

Por ejemplo, si la razón por la que se está preguntando si debería renunciar a su trabajo se debe a que desea iniciar su propia empresa, su enfoque de la renuncia sería diferente al del ejecutivo que está harto de ser micro administrado por su jefe o del director que quiere ser como una madre y ama de casa.

Sin embargo, la verdadera razón por la que desea salir de su trabajo a menudo no es tan clara. Por ejemplo, se puede pensar que está renunciando debido a su gran carga de trabajo, pero tal vez sea porque su larga permanencia en la misma empresa puede estar afectando a sus niveles de energía, incluso antes de llegar a la oficina.

Cuando aparezca la idea de renunciar, siéntese, haga un examen de conciencia sobre la causa y trate de resolver cualquier problema colateral, en primer lugar. Cuando descubra la razón por la que quiere renunciar, considere conversar con su superior o con el gerente de recursos humanos.

ENVÍE SU CURRÍCULO

2. ¿He agotado todas mis opciones?

Cuando un trabajo resulta frustrante hasta el punto de que se esté preguntando en serio si debería renunciar a él, es muy tentador simplemente hacerlo y entregar la renuncia.

Si siente que está siendo mal pagado en comparación con sus compañeros, entonces quizás es el momento de hablar con sus superiores. Si es así, trate de afinar sus habilidades de negociación salarial antes de acercarse a su gerente.

Si la carga de trabajo lo está volviendo loco, aprenda a delegar y saber cuándo pedir ayuda.

Hacer el esfuerzo de revisar todas las opciones disponibles antes de renunciar demuestra un esfuerzo proactivo, algo que todos los empleadores aprecian, incluso si finalmente decide renunciar.

3. ¿Son seguras mis finanzas?

Esta pregunta puede parecer muy fácil para la mayoría de los ejecutivos a mitad de carrera, pero llega un punto en la vida en que la seguridad financiera es importante considerando los compromisos de hipotecas, padres ancianos y niños en edad escolar.

Al momento de pensar "¿debería renunciar a mi trabajo?", suenan los números: ¿tiene suficientes ahorros para usted y sus cargas para al menos 12 meses?

Si sus ahorros son bajos, pero aun así no puede soportar su trabajo actual, planifique su salida del puesto de trabajo y ahorre.

Para asegurarse de no poner en riesgo su seguridad financiera, considere permanecer un poco más de tiempo, hacer trabajo independiente, recortar sus gastos, u obtener ayuda financiera para sus cargas (como ayuda médica o becas) para reducir costos.

4. ¿Puedo recuperar mi trabajo?

Como profesionales experimentados, a veces podemos olvidarnos de equilibrar la vida laboral y la personal y alcanzar el agotamiento, algo muy probable que suceda. Pero antes de renunciar, considere un cambio del escenario interno para volver a activar la pasión por su trabajo.

Para ello, identifique las áreas de su trabajo que le están causando el mayor estrés o desafío, y también aquellas que le gustan. A partir de ahí, elabore un plan a seguir para hacer su trabajo más agradable de nuevo.

Para algunos, podría ser la reasignación de tareas de trabajo y centrarse en sus áreas de fortaleza; para otros, podría ser un año sabático, o arriesgarse en un nuevo proyecto fuera de su comodidad.

También es posible que desee considerar la posibilidad de convertirse en un consultor independiente, si ama lo que hace, pero necesita más flexibilidad en el día a día.

5. ¿He planificado lo que se viene?

Otro aspecto que han de tener en cuenta los profesionales que se están planteando dejar su trabajo es considerar la factibilidad del “siguiente paso” que están dando.

En la planificación de su carrera, una buena sincronización es clave, y dejar su trabajo en el momento equivocado podría descarrilar su trayectoria profesional en forma prematura.

Por ejemplo, si usted está renunciando a su trabajo actual para convertirse en un profesional independiente a tiempo completo, usted necesita tener suficiente experiencia en el sector y clientes confirmados que mantendrán operativo su negocio independiente. ¡En pocas palabras: mire antes dar el salto!

Respire profundo antes de preguntarse: "¿Debo dejar mi trabajo?"

La próxima vez que se pregunte “¿debo dejar mi trabajo?", respire profundo y hágase estas cinco preguntas. Cuando lo piense detenidamente, usted será capaz de tomar una decisión más informada y avanzar en un sentido u otro con menos remordimientos.

El contenido fue traducido del original Should I quit my job without a back-up plan?

ES HORA DE TRABAJAR FELICES

¿Qué hace felices a las personas en sus empleos?

More From the Blog...