Cómo convertirse en CEO: ¿qué es lo que diferencia a un buen gerente general?

Convertirse en un buen gerente general (CEO) es una de las metas finales en el desarrollo de la carrera profesional. Muchos ejecutivos ambiciosos quieren saber cómo llegar a ocupar esa posición, ya que se trata del rango más alto al que se puede aspirar en una estructura organizacional. Se trata del profesional a cargo de todo el equipo ejecutivo y del que tiene mayor poder e influencia en el comité de dirección.

El rol del CEO varía de organización en organización, dependiendo de las demandas únicas de cada negocio y de la estructura a nivel directivo. Sin embargo, generalmente, las tareas incluyen crear e implementar la visión y la misión de la compañía, así como liderar, dirigir y evaluar el trabajo de los otros ejecutivos. Los gerentes generales o CEOs también son responsables de formular el plan estratégico, de representar a la organización y de lograr que todo el equipo trabaje en la misma dirección y por los mismos objetivos.

¿Qué implica ser el gerente general?
Si aspira a liderar un negocio, necesitará ser inteligente y tener foco, determinación y habilidad para los negocios. Tendrá que aprender cómo ser gerente general y los pasos a seguir para lograr ese objetivo. A medida que la carrera avanza y se acerca a la parte más alta de la organización, la pirámide se estrecha. Sin embargo, no serán pocos los candidatos con las capacidades directivas que quieran optar al puesto de CEO.

Normalmente, los mejores gerentes generales cuentan con un buen background educacional y de formación, amplia y variada experiencia en negocios y una trayectoria de éxito probada. Por ello, los CEOs suelen ser profesionales más sénior, personas que a lo largo de su carrera han adquirido conocimiento, visión y criterio, y que, a menudo, se preparan para esa posición a lo largo de su carrera.

En cuanto a sus cualidades personales, los gerentes generales necesitan ser buenos comunicadores, capaces tanto de dirigir como de aceptar la opinión de otros expertos. Tienen que ser enérgicos, calmados en momentos de presión y siempre objetivos. Asimismo, es importante que sean creativos para poder entregar al negocio ventajas y diferenciación con respecto a sus competidores.

¿Cómo es un gerente general?
Cualquier persona que cuente con las capacidades técnicas y la experiencia tiene la oportunidad de convertirse en un buen gerente general. Sin embargo, ciertos candidatos pueden tener ventaja sobre otros.

El último estudio FTSE 100 CEO Tracker de Robert Half ha puesto de manifiesto una serie de tendencias relacionadas con la dirección de la carrera, la edad, el género, la educación, la nacionalidad y los antecedentes profesionales. Actualmente, la mayoría de los jefes considerados en el ranking FTSE 100 tienen experiencia en finanzas, lo que les ayuda a una mejor comprensión de los “números” que sustentan una organización. Otra de las características principales de un ejecutivo en una posición de liderazgo es su conocimiento y experiencia en la industria.

Mientras que la formación puede ser un aspecto fundamental para llegar a lo más alto de la organización, son pocos los altos ejecutivos incluidos en el ranking FTSE 100 que tienen posgrados. De los profesionales top del momento, solo un 25% cuenta con un MBA, y el porcentaje disminuye entre los que tienen un doctorado (PhD).

En cuanto a las características generales de estos ejecutivos, los CEOs suelen superar los 50 años, son mayoritariamente hombres y cuentan con años de antigüedad en la compañía.

¿Cuáles son las posibilidades de ser seleccionado?
Phil Sheridan, director de Robert Half en Reino Unido, asegura que las características de los altos ejecutivos han evolucionado en los últimos años, especialmente a medida que la economía ha ido mostrando signos de mejora en Europa.   

Esto significa que cada vez más, personas con diferentes trayectorias profesionales tienen opciones de llegar a ser gerente general. Sin embargo, la progresión es más lenta de lo que solía ser, ya que muchas empresas siguen optando por el “candidato estándar”. En muchos aspectos, la “vieja guardia” continúa controlando este segmento, lo que significa que los profesionales de mediana edad con experiencia en finanzas y contabilidad tienen más opciones de convertirse en CEO que otros candidatos. Sus habilidades técnicas y experiencia implican que siempre serán considerados como buenos candidatos por parte de las organizaciones y, en muchos casos, con razón. Otros postulantes, por el contrario, tendrán que demostrar que son una buena opción para el cargo, adquiriendo las habilidades y la experiencia necesarias. 

Ultimamente, en los procesos de selección para un puesto de CEO, el talento debe brillar por encima de otras cosas. Sheridan afirma que las organizaciones siempre deberían estar en busca del mejor talento, independientemente de su background, perfil o estatus. En su opinión, la diversidad de niveles directivos puede sumar un valor agregado real a la organización, ya que las diferencias individuales permiten crear equipos más potentes. “Esperamos el día en que la diversidad en los niveles más altos de la organización deje de ser tema de discusión y se convierta en una realidad”, completa Sheridan.

Si aspira a ser gerente general de una empresa, debe saber que no hay un camino único para llegar a conseguirlo.

El contenido fue traducido del original How to became a CEO: what makes a great chief of executive?

Tags: Carrera

Share This Page