Etapas o componentes de una entrevista laboral

Por Carolina Contreras, Recruitment Specialist Finance & Accounting

¿Cuáles son las diferentes etapas de una entrevista laboral? Podríamos decir que esta es la pregunta más frecuente entre los candidatos antes de enfrentar un proceso de selección, ya sea con una empresa o con un headhunter. Ante esta incertidumbre, se plantean a continuación algunas respuestas y/o recomendaciones para poder preparar el proceso y superarlo con éxito.

Las distintas entrevistas laborales se componen de 3 grandes bloques: el inicio de la entrevista, en el que será clave la primera impresión; el desarrollo de la entrevista, compuesto por las preguntas del entrevistador y las consultas del candidato; y, por último, el cierre de la entrevista.

Como primer consejo, durante todo el proceso el candidato deberá demostrar una actitud positiva, entusiasmo e interés en lo que se está conversando, ya que el objetivo es  causar la mejor impresión en cada una de estas etapas.

1.Inicio de la entrevista: la primera impresión

Apenas unos segundos bastan en una entrevista laboral para que el entrevistador se forme una impresión del postulante. Esto, que podría parecer muy presuntuoso, no lo es tanto. A todos nos ocurre que después de conversar con una persona por primera vez nos resulta simpática, o no tanto. La actitud, las palabras que utiliza, los gestos, la pronunciación y el lenguaje corporal, entre otros, todo influye en este primer contacto.

Se trata de un proceso inconsciente. Es más, uno ni siquiera se percata de que este se está llevando a cabo, ya que forma parte del instinto de supervivencia y determina cuál debería de ser nuestra actitud ante la persona que tenemos enfrente.

En una entrevista laboral, sin duda, esta primera impresión cuenta y, por ello, se recomienda:

-Vestirse acorde a la entrevista y al trabajo al que se postula.
-Si el saludo es mediante un apretón de manos, que sea un apretón que demuestre seguridad.
-Durante la entrevista, mantener una posición erguida, pero sin exagerar. Que no denote tensión ni prepotencia.
-Mirar al entrevistador a los ojos, ya que las personas que no miran a la cara cuando se les habla no dan seguridad.
-Intercalar pausas en el discurso, para demostrar dominio y control sobre los mensajes que queremos transmitir.
-Demostrar seguridad y entusiasmo con la oportunidad laboral y con la empresa a la que se postula. La idea es que el entrevistador vea un interés genuino y no forzado en el postulante.

2.Desarrollo de la entrevista

2.1.Preguntas del entrevistador

Una vez finalizada la fase de presentación, en la que el entrevistador se forma una primera impresión del candidato, se pasa al núcleo de la entrevista, donde tienen lugar las preguntas de ambos.  

Esta parte es cuando el postulante debe explicar su experiencia profesional, cuáles son sus habilidades y destacar sus fortalezas, entre otros. Es decir, precisar al entrevistador la experiencia adquirida y que lo convierten en el candidato idóneo para el puesto, sin asumir que el entrevistador conoce o domina todos los temas que se están tratando.

Este último punto es sumamente importante. Suele ocurrir que los candidatos omiten muchas cosas pensando que el entrevistador ya sabe de lo que están hablando y, lamentablemente, no es así siempre. Por ello, es mejor que sobren explicaciones a que el entrevistador se quede con la idea de que el postulante no domina algunos de los temas que menciona.

A las preguntas del entrevistador, el candidato no debe responder únicamente con un “sí” o un “no”. Es conveniente dar detalles y así demostrar los conocimientos en relación a un determinado tema. Además, si el postulante contesta únicamente con monosílabos, podría parecer que su vocabulario es insuficiente, que tiene falta de fluidez verbal e incluso un grado de inmadurez.

Una de las típicas preguntas que los entrevistadores suelen hacer a los  candidatos es: “¿Qué me puedes contar de ti?”. Sin duda, la respuesta podría ser bastante abierta, así que ante esta situación recomendaríamos preguntarle al entrevistador qué es exactamente lo que le interesa saber - a nivel profesional, a nivel personal, sobre el trabajo actual, sobre lo que se espera del futuro laboral, etc.-, ya que cuantos más datos tengamos sobre lo que él desea conocer y/o espera, mejores y más acotadas serán nuestras respuestas.

Otra de las típicas preguntas en un proceso de selección es: “¿Cómo te ves en 3, 5 o 10 años más?”. Esta consulta busca entender la visión de desarrollo y crecimiento que el candidato pretende para su carrera laboral y la respuesta va a depender de la empresa a la cual se postula.

No es lo mismo buscar desarrollo y crecimiento en una empresa pequeña o familiar que en una grande. Por eso, es muy importante haber analizado e investigado la compañía a la que se está postulando, para que la respuesta que se dé sea acorde a las expectativas y se ajuste lo que buscan, tanto la empresa como el candidato.

Por último, si el entrevistador pregunta sobre las expectativas de renta, siempre hay que hacer énfasis en que el interés está en la oportunidad laboral y en las posibilidades de desarrollo dentro de la compañía. Sin embargo, la renta debe ser competitiva a la hora de analizar la decisión de cambio de empleador. Asimismo, si el candidato entrega una cifra, es importante que se mantenga firme durante el proceso y no varíe sus expectativas, ya que podría dar sensación de inseguridad.

2.2.Preguntas del entrevistado

Generalmente, el entrevistador da la opción para que el postulante haga preguntas sobre el proceso, la empresa, el puesto, entre otros. En esta situación, el candidato siempre debe hacer consultas y mostrar inquietud. Es una forma de demostrar interés en el proceso y en la oferta laboral, y las preguntas deben estar relacionadas con la oportunidad laboral, la empresa y lo que se espera de la persona a la que se seleccione para el cargo. En esta primera instancia, nunca hay que consultar por los horarios de entrada o de salida, los beneficios, bonos y/o vacaciones, a no ser que el propio entrevistador mencione estos temas.

3.Cierre de la entrevista

Al llegar al final de la entrevista, el entrevistador ya tiene una opinión sobre el candidato, y el postulante también tiene una idea sobre si la oportunidad laboral le resulta o no interesante y atractiva. Si hay interés por seguir en el proceso, se recomienda que el candidato pregunte por los próximos pasos: cómo sigue el proceso, cuáles son las próximas etapas y/o cómo continuará el contacto.

Como despedida, es muy importante que el postulante agradezca el tiempo dedicado y la oportunidad para presentarse.  

Como conclusión, es importante recordar que el objetivo de una entrevista laboral es que el candidato pueda darse a conocer, demuestre cómo su perfil puede encajar en el puesto al que está postulando, explique su experiencia y destaque el aporte que podría ser para la compañía en cuestión.

Por ello, la preparación es primordial. Es relevante  repasar los mensajes que se quieren transmitir y, al mismo tiempo, conocer la empresa a la que se está postulando, para identificar los aspectos que podrían determinar cómo nuestro perfil puede encajar en la oferta.

Share This Page