El inglés como imperativo del mercado laboral

Por Bernardita Águila Bascur

Es sabido que el inglés es el idioma usado en la mayoría de los países del mundo, lo cual lo ha transformado en la manera universal de poder comunicarnos con personas de otras lenguas. Es por esto que cada día son más las personas que piensan en tomar cursos, reforzar o estudiarlo. Y es que se ha convertido en una necesidad latente y fundamental para enfrentar el mercado laboral.

El inglés es la lengua más exitosa en la historia de la humanidad. Se habla en cada continente, es aprendido como segunda lengua por los escolares y es el medio de comunicación de la ciencia, de los negocios globales y de la cultura popular.

El inglés no sólo es parte del mundo de los negocios e intercambios internacionales, sino más bien el puente para poder mejorar las expectativas de trabajo, permitiendo al profesional continuar haciendo carrera y asumir mayores responsabilidades. Es además un plus al momento de postular a nuevas ofertas de empleo.

Con el crecimiento de la economía y los tratados de libre comercio en la región, son cada vez más las empresas multinacionales que llegan a abrir operaciones a un país. Esto ha llevado a un aumento en la demanda de profesionales con buen nivel de inglés, porque este idioma forma parte fundamental para la comunicación, las negociaciones y compromisos económicos acordados con otros países.

Por ello, para las compañías es fundamental contar en sus empresas con profesionales que puedan mantener una conversación con representantes extranjeros, realizar presentaciones e incluso viajar a países de habla inglesa para cerrar alianzas comerciales, sin que el idioma sea un impedimento.

El manejar más de un idioma es un factor fundamental, tanto al ser seleccionado para un empleo, como al momento de querer ascender en la empresa, sobre todo en tiempos de globalización, donde la comunicación y los negocios entre países son cada vez más frecuentes. Y las estadísticas mundiales demuestran en ese sentido un crecimiento en la demanda empresarial de equipos multilingües.

Hace una década a los ejecutivos se les exigía tener un MBA; hoy en día eso se da por sentado. Antes hacer un MBA era un elemento diferenciador a la hora de buscar trabajo, pero en la actualidad cada año hay más candidatos en el mercado con este título, por lo que ese valor agregado se ha ido perdiendo. Cada vez son más los graduados de MBA en el mundo, y por eso las empresas parten de la base de que hay que tener uno. Pero lo que realmente está marcando la diferencia entre los profesionales son otras habilidades, como manejar a cabalidad el inglés.
INSEAD, una prestigiosa universidad con sedes en Francia y Singapore, exige a sus estudiantes el dominio de tres idiomas, siendo obligatorio ser fluente en inglés y en el idioma del país correspondiente, pero además enseña un tercero como ramo en el MBA.

Si se comparan dos profesionales, uno con basta experiencia laboral y uno con menos experiencia, pero con buen nivel de ingles, el segundo es muchas veces preferido por las empresas multinacionales, ya que no tienen el tiempo para enseñar el inglés. De este modo, los deja en ventaja sobre otros que podrían tener conocimientos técnicos más profundos, pero prevalece el dominio de esta habilidad que es escasa en el mercado local.

Todos los días recibimos currículos, conversamos con candidatos y con nuestros clientes sobre lo que están buscando, y es claro que hay una mayor demanda por profesionales bilingües, la que hoy no está cubierta; por esta razón, contar con ese adicional genera un diferencial claro a la hora de ver oportunidades laborales.

Siempre pensamos que vamos a tener tiempo para estudiar, y la verdad es que como humanos que somos, si algo nos cuesta, le damos muchas vueltas. Así, nos encontramos con varios profesionales que tienen estudios de nivel superior, posgrados, diplomados, maestrías con interesante experiencia de trabajo, pero lamentablemente con un nivel de inglés básico o intermedio. Esas personas claro que pueden optar y encontrar trabajo, pero el punto es que si cuentan con todo eso y además tienen un buen inglés, sus oportunidades se amplían considerablemente y los pueden llevar a caminos y carreras muy distintas.

La idea es abrir todas las opciones posibles y sacar lo mejor de nosotros. Contar con un buen nivel de inglés hoy, en América Latina, es un imperativo para desenvolverse en el mundo globalizado en que vivimos, para tener más y mejores opciones de trabajo y para aportar con nuestras habilidades en el desarrollo que el país necesita.

*Bernardita Águila Bascur es Ingeniero Comercial de la Universidad Gabriela Mistral (Chile), con Magíster en Recursos Humanos de la misma casa de estudios. Cuenta con más de ocho años de experiencia en la industria de servicios financieros. 

Share This Page