Ejecutivos de la Generación Y pecan de individualismo y el 80% de sus jefes no quiere trabajar con ellos

10 de enero 2012

Santiago, octubre de 2012. - Una reciente investigación realizada en Chile por la compañía de reclutamiento Robert Half (la mayor compañía mundial de selección de personal), reveló que los profesionales pertenecientes a la denominada Generación Y (de entre 22 y 32 años), son excesivamente individualistas en el trabajo, ya que sólo el 4% de ellos valora realizar tareas en equipo.

Y ello tiene absoluta coincidencia con la percepción de quienes en general los dirigen, las personas de la llamada Generación X (individuos entre 33 y 45 años de edad), dado que el 95% de estos ratifica dicha impresión, pero además el 80% agrega que no desea trabajar con profesionales jóvenes o con pocos años de experiencia, a causa de la forma en que entienden la ética laboral y por su manifiesta falta de compromiso con la empresa en la que se desempeñan.

Asimismo, el estudio indicó que más del 90% de los ejecutivos chilenos pertenecientes a la Generación Y, privilegia el desarrollo profesional y el óptimo equilibrio entre vida personal y laboral al momento de escoger un trabajo. Y que como expectativa de permanencia en una empresa, no se proyectan más allá de 4 años (77%).

De esta misma forma, casi el 60% de ellos señala que el factor más relevante para no cambiarse de trabajo una vez cumplido ese período, tiene que ver con la posibilidad de acceder a ascensos. Esto se contrapone con la visión que tienen las personas de la Generación X, que como jefes utilizan principalmente (32%) la fórmula de ofrecer aumentos salariales para retenerlos.

Por otra parte, el 100% de los encuestados de la Generación Y, dijo que el ideal para ellos es trabajar con jefes que no superen los 45 años, y el 35% destacó que les molesta que sus jefes de mayor edad tengan problemas con el uso de las nuevas tecnologías, ya que consideran que esto es una gran barrera para el crecimiento efectivo de las empresas.

En contrapartida, el 72% de los ejecutivos pertenecientes a la Generación X, manifestó que lo más negativo de tener jefes menores en edad, es que ellos presentan mucha soberbia profesional basada sólo en conocimientos teóricos, pero que carecen de la experiencia práctica suficiente como para tomar decisiones acertadas.

Finalmente, el 61% de los integrantes de la Generación Y, considera que los jefes mayores a 33 años no toman las decisiones empresariales pensando en las personas, sino que únicamente velan por el bienestar de la compañía, sin importarles aspectos como el equilibrio entre el trabajo y la vida personal.

Share This Page