Rediseñar funciones: Una herramienta útil para mantener al equipo comprometido

Por Robert Half on 11 de junio 2020

En este momento, el mundo laboral está cambiando a raíz de la crisis mundial provocada por la pandemia del coronavirus. No podemos precisar con exactitud la dimensión de ese cambio, pero están a la vista una serie de factores que dan cuenta de ese proceso, que ha llevado a muchas empresas a pasar de las simples declaraciones de intenciones a la acción en materia de gestión del talento.

En un mundo que debió frenar casi por completo su actividad laboral y que tendrá que enfrentar una recesión mundial, el manejo del talento disponible será clave para el manejo de la productividad. 

De las palabras a los hechos

La transformación digital es un tema del cual se venía hablando mucho antes de la crisis sanitaria que hoy vivimos. Sin embargo, para muchos no pasaba de una declaración de intenciones, pero ahora es una realidad a la cual se enfrentan de manera forzada, intentando buscar la mejor manera de adaptarse a ella y seguir adelante antes de enfrentarse a una eventual quiebra.

Pese a lo negativo que esto puede sonar, estamos en la cúspide de un boom en materia de inteligencia artificial según un informe de Robert Half denominado Trabajos y la Ansiedad por la Inteligencia Artificial (AI). Esta situación apunta a un cambio donde los trabajadores dejen que la tecnología se haga cargo de una serie de tareas rutinarias para enfocarse en proyectos más estratégicos, suponiendo un rediseño de sus funciones.

Más trabajo, pero con más calidad

El proceso de rediseñar funciones se mueve sobre una línea muy delgada y puede caer en una trampa. No se trata simplemente de aumentar la carga de trabajo, sino que enriquecer las funciones que cumple el equipo de profesionales de la empresa.

Eso significa agregar funciones distintas o complementarias a lo que los trabajadores vienen haciendo regularmente. La clave está en agregar responsabilidad y autonomía a un cargo determinado. Este tipo de medidas apunta a mover al equipo de su zona de confort, motivándolos a tener nuevos retos que busquen relacionarlos con otras áreas y personas de la organización, con el objetivo de darle variedad a sus funciones y dándoles la oportunidad de brillar al mostrar capacidades que antes no podían mostrar y prepararlos para eventuales ascensos al interior de la empresa.

Ganancia para la empresa

Esta dinámica también genera muchos beneficios para la empresa. Al tener a un equipo realizando nuevas funciones más desafiantes y que abren la posibilidad de mostrar un potencial desconocido, la empresa aleja la amenaza de perder profesionales valiosos. Además, como se trata de organizar mejor y aprovechar el talento que ya se tiene, la empresa es capaz de hacer más con menos.

Y en una situación crítica como la que estamos viviendo, donde el temor a una larga recesión amenaza no solo a Chile sino que al resto de la región y del mundo, el rediseño de funciones favorece la creación de un ambiente menos desalentador. Eso porque los cambios siempre generan incertidumbre, sobre todo si son tan inesperados como ahora. Por eso, el tema se puede posicionar como una oportunidad para todos y la empresa puede alcanzar mayores niveles de eficiencia que aseguren mejores perspectivas para su equipo humano.

Consejos para un rediseño ganador

Parece simple, pero rediseñar funciones al interior de la empresa puede volverse complicado. Para seguir esta estrategia y lograr el compromiso del equipo es importante discutir la oportunidad con cada profesional de manera personal, para acercar el ofrecimiento a los intereses y habilidades de cada persona. La opinión personal de cada uno sobre cómo ve el tema y de qué forma cree que podría agregar el mayor valor a la organización no debe pasarse por alto.

Al rediseñar funciones, hay que considerar la posible evolución del cargo en cuestión en el corto plazo. Es importante considerar la satisfacción personal, pero no hay que dejar de lado el beneficio de toda la organización.

Un cambio de funciones supone un período de adaptación. Ofrecer capacitaciones y apoyo a los profesionales asegura mejores oportunidades de éxito. De esto se desprende que la comunicación también tiene un rol clave para transmitir los mensajes de una manera adecuada con los fines que la empresa pretende alcanzar para mantener la motivación y el compromiso del equipo con esta nueva idea.

¿CÓMO PODEMOS AYUDARTE?

More From the Blog...