Mal día en el trabajo: 7 pasos para mejorarlo

¿Has tenido uno de esos días en la oficina en que nada parece ir bien?, y tampoco tú lo estás. Te quedaste dormido o no descansaste lo suficiente, no hay tiempo para un café o simplemente se te dio vuelta en la camisa, o hiciste el mejor esfuerzo para entregar un buen informe y a tu jefe no le gustó… Si tienes una mala jornada en el trabajo, a continuación te damos algunos consejos para dar vuelta la situación.

1. Toma una taza de té... afuera

Según un estudio de University College de Londres, el té reduce el estrés y ayuda a sentirse más alerta y enérgico. Además, se logra un mayor efecto si se toma al aire libre. Esta acción tan simple puede mejorar tu estado de ánimo.

2. Estírate

En vez de rabiar y discutir en tu escritorio, sale a caminar, te ayudará a despejar la cabeza. En caso de no tener tiempo, estirarse en el escritorio también puede ser bueno para mejorar la circulación y la flexibilidad. Hacerlo aliviará los músculos que se ponen tensos con el estrés .

3. Sintoniza

A veces, una distracción puede servirte para un objetivo final. Estudios muestran que la música puede ayudar a bajar la presión arterial, reducir el estrés y mejorar el estado de ánimo. Pon la lista de tus canciones favoritas en caso de que esté en un mail, eso te puede ayudar a distraerte.

4. Limpia tu escritorio

El desorden no necesariamente es la razón de un mal día, pero la limpieza puede ayudar a trabajar la energía negativa. Además, te sentirás más organizado y enfocado cuando saques las montañas de papeles que están en tu escritorio.

5. Escríbelo

Anota lo que hiciste para que tu día fuera malo, pero no lo mires hasta que llegues a casa. Entonces, podrás reírte de lo sucedido o encontrar una solución al problema.

6. Alcanzar

Llame a alguien a quien le interese tomar un descanso y despejar la cabeza. No es necesario que la conversación sea acerca de lo mal que ha sido el día. Concéntrate en algo fuera del trabajo por unos momentos mientras escuchas una voz de algún familiar o amigo.

7. Cambia tu enfoque

Si empantanarte con un determinado proyecto causa tu mal día en el trabajo, cámbialo. Parar un poco, trabajar en algo más y volver a la tarea muchas veces puede ayudarte a hacer lo primero de mejor manera.

Un mal día en el trabajo no dura toda la vida. Solo recuerda, todo el mundo tiene días en que las cosas no van bien en la oficina. Lo que la mayoría de la gente recuerda al final de la jornada es cómo superar estos desafíos y tensiones.

Si demuestras un lenguaje corporal positivo y voluntad de hacerlo mejor la próxima vez, recuerde que un mal día en el trabajo no durará, porque mañana siempre será un nuevo día.

Share This Page