La importancia del equilibrio entre la vida personal y profesional

Por Patricia Alves

En la última semana, circuló en internet la noticia de una periodista japonesa de 31 años que murió luego de hacer 159 horas extras de trabajo. El caso ocurrió en 2013, haciéndose público recién ahora cuando la agencia de noticias Kyodo News divulgó que la reportera sufrió un paro cardiaco después de muchos días sin descanso.

Históricamente, Japón es un país donde el equilibrio entre vida personal y profesional prácticamente no existe, y el elevado número de muertes relacionadas con cuestiones laborales es preocupante.

Un estudio de Robert Half muestra que lograr la armonía entre las responsabilidades laborales y personales es un objetivo de prácticamente todos los trabajadores. Muchos intentan manejar cargas de trabajo pesadas y, al mismo tiempo, cuestiones personales o familiares. Es un malabarismo desafiante que puede hacer que los colaboradores queden cansados, estresados ​​o, en caso extremos, tengan fines más trágicos, como el de la periodista japonesa.

Incentivo y ejemplo

Los ejecutivos deben alentar a los empleados a aprovechar las opciones de ponderación de trabajo-vida personal, cuando estén disponibles, y en especial durante períodos de menor demanda de tareas. Ofrecer empatía y apoyo también tiene un gran impacto, ya que cuando se sienten respetadas y animadas a mantener ese equilibrio, las personas tienden a trabajar mejor y a estar más comprometidas con la empresa.

También es importante dar el ejemplo, pues los colaboradores se reflejan en sus superiores. Así, la sugerencia para los jefes es que sean una referencia positiva: tratar de salir de la oficina a una hora correcta; evitar la tentación de responder los correos electrónicos durante la noche; no ir a trabajar cuando se está enfermo, etc.

Si se logra establecer límites adecuados y proteger el tiempo de descanso, los equipos seguirán el ejemplo.

* Patricia Alves es RR.PP. de Robert Half para América Latina.

Share This Page