Salud mental: Consejos para apoyar al equipo en tiempos de crisis

Por Robert Half on 15 de septiembre 2020

Una reciente encuesta realizada por Robert Half en Chile, indicó una serie de factores que posicionan al trabajo remoto como una tendencia con aspectos positivos para los trabajadores, proyectando cambios que podrían ser permanentes para el mundo laboral. Esos resultados se pueden observar, con mayor o menor grado, en diversas latitudes, aunque también existen elementos de los cuales preocuparse y hacerse cargo.

Según un estudio global realizado a más de 2.700 trabajadores, el 75% de ellos se siente más aislado socialmente como consecuencia de la pandemia del Covid-19. Y cuando hablamos de aspectos relacionados con la salud mental, el 67% experimenta niveles más altos de estrés, el 57% manifiesta mayor índice de ansiedad y el 53% enfrenta a un mayor agotamiento emocional.

Los problemas asociados a la salud mental pueden afectar fuertemente la salud y el bienestar de los trabajadores, por lo que las empresas deben asumir un rol activo en su apoyo. Además, según datos de la Organización Mundial de la Salud, la depresión y la ansiedad le cuestan a la economía global mil millones de dólares por concepto de pérdida de productividad anualmente.

Ante esta situación, ¿qué deben hacer las empresas? Acá dejamos algunos consejos para apoyar al equipo en materia de salud mental en tiempos de crisis como la que estamos viviendo.

Ofrecer asesorías y coaching

Los datos aportados por las encuestas y los números que dimensionan las pérdidas económicas, confirman la magnitud del problema que puede ocasionar una mala salud mental en los trabajadores.

Por eso, las empresas deben establecer prácticas que apunten a facilitar el acceso a una ayuda profesional cuando sus trabajadores la necesiten. Sesiones gratuitas con un terapeuta o especialista en salud mental y asesorías en línea con psicólogos certificados son algunos ejemplos a considerar. El reto es generar las instancias de apoyo y lograr que las personas se abran a compartir problemas que son muy personales y que cuesta mucho abordar con los demás. Mostrar el valor que la empresa le da a su grupo humano es el primer paso para romper esa resistencia y generar una base de apoyo sólida y comprometida con el aspecto humano del grupo.

Permitir mayor flexibilidad y más tiempo libre

La flexibilidad es un factor de enorme importancia para los trabajadores. La idea es ayudar a los integrantes del equipo a sentirse más cómodos y con un grado mayor de libertad en el manejo del tiempo. Aún más si se trata de aquellos que cuidan a sus familiares.

En Chile está muy arraigada entre las jefaturas la idea de cumplir con un horario fijo, más allá de que se trate de una actividad asociada al trabajo en terreno o al cumplimiento de metas. Es el caso de las áreas de ventas, por ejemplo, donde la situación de crisis y las exigencias propias de ese tipo de cargo, podrían verse muy beneficiadas por una política más flexible con relación al tiempo y el manejo de las jornadas laborales.

Promover el equilibrio entre trabajo y vida privada

Una frase que se repite entre muchos profesionales laboralmente activos durante este período de crisis es que tienen más trabajo que antes de la pandemia. Cuando el hogar se convierte en una oficina, existe mayor dificultad para establecer los horarios y el momento de desconexión de los asuntos de trabajo.

Las empresas deben entonces realizar esfuerzos mayores para promover una cultura donde los horarios se respeten y otorguen a los trabajadores las horas adecuadas para terminar sus funciones y permitirse tener tiempo para sus actividades domésticas, familiares y personales.

La salud mental debe ser guiada por la empresa en aquellos casos en que los trabajadores no logren ser disciplinados con sus horarios y trabajen más de la cuenta. También cuando sea la empresa, a través de sus jefaturas, la que no respeta los horarios y envía correos o solicitudes fuera de los horarios formales, por ejemplo. Ahí los esfuerzos deben ser aún mayores para propiciar ese equilibrio que tanto se necesita, aún más en una etapa de confinamiento tan prolongada como la que hemos vivido.

Naturalizar el tema de la salud mental

Existe un estigma sobre el tema en el ambiente laboral. Por esa razón, muchos trabajadores se sienten incómodos e incluso ocultan su realidad de necesitar apoyo por temor a la mala reacción y escaso apoyo a su problema.

Para revertir esta realidad, los líderes tienen en sus manos la posibilidad de poner el tema como prioridad y hablar abiertamente sobre él. Una buena forma es abrirse a exponer sus propias preocupaciones, así como buscar elementos que les permitan entender las circunstancias que cada uno presenta para buscar la mejor forma de apoyarlos. Cuando un jefe o directivo muestra que algún problema lo aqueja con relación al trabajo, el resto del equipo siente esa empatía y se genera una conexión.

En tiempos de crisis y de aislamiento obligatorio, las dinámicas de trabajo cambian drásticamente y someten a las personas a presiones con las cuales no todos responden la misma forma y muchos se ven fuertemente afectados por ellas.

Ante eso, es fundamental que las empresas y sus líderes demuestren preocupación y acciones concretas, tendientes a apoyar a sus trabajadores con relación a la salud mental. Es importante hacerle saber a tu equipo que estarás ahí cuando lo necesiten. Cuidar su salud mental debe ir más allá del discurso y convertirse efectivamente en medidas que le permitan al equipo contar con un apoyo real para no tener que soportar solos todo el peso propio de los momentos de crisis.

¿CÓMO PODEMOS AYUDARTE?

Hide Breadcrumb
Off
Hide Title
Off

More From the Blog...