Salud mental: Cómo proteger al equipo que hace home office

Por Robert Half on 17 de junio 2020

El año 2020 será recordado por la historia como un momento crítico para la humanidad. La aparición del coronavirus apunta a convertirse en el hito más trascendente del último siglo en materia de salud pública, provocando muertes y cambios profundos en todo el mundo. Y en el mundo laboral sus efectos también se notan.

Casi de un día para otro, dejamos nuestras oficinas para trabajar desde nuestros hogares. Eso agregó una serie de dificultades a nuestras rutinas laborales, al pasar a un modo remoto que nos exige recurrir a soluciones tecnológicas o dinámicas que no conocíamos o para las cuales no estábamos preparados. Y a eso hay que agregar la incertidumbre y el estrés natural que provocan el confinamiento y el distanciamiento social, que nos amenazan con afectar nuestra salud mental.

Un escenario preocupante

Cerca de 700 millones de personas sufren de algún trastorno mental en el mundo, siendo la depresión y la ansiedad algunos de los más comunes. Y dentro de 30 años, este número podría triplicarse.

Esos datos son más que suficientes para que la salud mental asuma un liderazgo entre las causas de muerte en los próximos años. Y un motivo de preocupación real para que las empresas adopten medidas para evitar que sus profesionales caigan en situaciones que afecten su sanidad mental. Sobre todo en un escenario donde el confinamiento y el distanciamiento social pueden gatillar problemas como depresión y ansiedad.

El rol de las empresas

Esta amenaza impone un reto a las empresas, que deben encarar el cuidado de sus profesionales con el afán de proteger el bienestar de ellos al tener que combinar largos períodos de encierro en sus hogares, el desafío de estar solos o convivir con la pareja, hijos, familiares, las tareas domésticas y otros factores que afectan la concentración y la capacidad de enfocarse al trabajar en modo home office.

Para eso, hay que dejar la improvisación de lado y actuar con una estrategia enfocada en la salud mental de los profesionales.

Lo primero es transmitir el valor genuino que tiene cada integrante del equipo para la empresa. Esto implica lograr una relación que funcione bajo la lógica de que todos deben estar bien para lograr un desempeño óptimo.

Luego, la empresa debe ser capaz de visualizar y transmitir a sus trabajadores que existe una comprensión de las dificultades que implica el trabajo remoto, al tener que hacerse cargo de lo que demanda el cargo y combinarlo con los imprevistos y las actividades propias del hogar, especialmente en el caso de quienes tienen hijos o familiares mayores que dependan de ellos.

Otro factor es que se realice un sinceramiento de las actividades laborales y luego se haga un filtro para identificar las que son más importantes. En la práctica, significa hacerse cargo de lo más urgente e ir dejando en segundo plano lo que se puede hacer con más tiempo. Además, es conveniente relativizar los horarios y enfocarse más en los objetivos, ya que el estrés del tiempo genera una presión adicional que se puede soslayar en una situación crítica como la que estamos viviendo.

Tratándose de la salud mental, el apoyo profesional es fundamental. Las empresas que desean enfrentar el tema con responsabilidad y compromiso por sus trabajadores pueden verse beneficiadas si suman a algún psicólogo para ayudar al equipo en el caso de que alguien requiera este tipo de atención. No se debe olvidar que estos temas son delicados, personales y muchas veces resulta muy difícil abordarlos correctamente.

Finalmente, realizar actividades para liberar estrés y estimular la convivencia durante la jornada de trabajo son buenas prácticas que hay que considerar. El confinamiento y el distanciamiento social pueden ser rivales muy duros si queremos armar un equipo cohesionado. Buscar herramientas para romper ese círculo vicioso es imperativo para las empresas que quieren cuidar la salud mental de sus profesionales, evitando que sufran problemas que afecten su bienestar y su desempeño laboral.

More From the Blog...