Reclutamiento exitoso: las responsabilidades continúan tras la firma del contrato

Por Robert Half 16 de julio 2018

La búsqueda del candidato ideal exige una estrategia correcta. Tener un plan de reclutamiento bien planificado y ejecutado te ayudará a atraer a los mejores talentos. Sin embargo, el trabajo no termina en el momento en que tu candidato firma el contrato. En realidad, eso es apenas el comienzo.

Investigaciones muestran que parte de la rotación de funcionarios ocurre en las primeras semanas de trabajo. Entre las principales consecuencias de una salida precoz está la necesidad de los reclutadores de reiniciar el proceso de contratación desde cero, sufriendo más pérdidas con la productividad - especialmente si el cargo ya estaba vacante por un largo período.

Aunque no existe ninguna fórmula para el costo real de una mala contratación, el número más común de estimaciones puede equivaler al 30% de la ganancia potencial del primero año del individuo. Lo que convierte un largo proceso de reclutamiento y una decisión de contratación débil en un ejercicio costoso.

Además, una decisión de contratación equivocada trae daños morales que son aún más perjudiciales, como el aumento de la presión sobre el equipo y la pérdida de confianza en la capacidad de tomar decisiones de contratación. El error también se reflejará en mayores cargas de trabajo delegadas a buenos funcionarios para cubrir el puesto vacante y contribuirá aún más a la insatisfacción de los funcionarios e impactos de largo plazo para el negocio.

Una de las razones más comunes de porqué la contratación no resultó, es la falta de un plan efectivo de integración. Por lo tanto, una planificación de para la llegada del candidato es esencial para todo tipo de organización.

Los candidatos calificados de hoy están más exigentes que nunca. Ellos no esperan solamente un proceso de reclutamiento rápido, sino sentirse bienvenidos y saber que tendrán el apoyo que necesiten para crecer y tener un buen desempeño en su trabajo.

Así, es vital que la organización analice su proceso de integración para garantizar que el relacionamiento con el nuevo funcionario comience correctamente.

1. Considera proyectos de integración

Las primeras impresiones son muy importantes. La firma del nuevo funcionario puede haber quedado estampada en el contacto, pero eso no significa que lo hayas adquirido de por vida. Por eso las organizaciones deben tener un proceso de integración que logre que una nueva contratación sea bienvenida y valorada, aprovechando todas las oportunidades de integrarlo a la cultura de la empresa.

Este proceso debe considerar introducciones formales, entregar un kit de bienvenida, un horario agendado con el gestor del área, orientaciones sobre la cultura de la empresa y sus tareas generales, además de ser un momento para responder dudas que aún existan.

2. Hazlo individualmente

Es importante contar con una línea predeterminada de procesos orientados a los nuevos colaboradores, pero si éstos son personalizados, puedes hacer que ellos se sientan mucho más bienvenidos y positivos con relación a un nuevo cargo.

Considera usar el primer día como una oportunidad para discutir tus objetivos y ambiciones, así como sus preferencias de estilo de administración. La primera semana es una oportunidad para que el empleador demuestre cuánto valora su equipo, por lo tanto asegúrate de escuchar sus preocupaciones y desarrollar un programa a medida, incluyendo un plan de desarrollo personal.

3. Mantén una línea directa de contacto

¿Cuándo termine la inducción? Es una pregunta interesante y probablemente existirán respuestas diferentes, pues depende del candidato, del cargo e incluso de la organización.

Algunos candidatos pueden acomodarse inmediatamente; otros tardan un poco; y están aquellos que experimentan frustraciones o infelicidad y se resisten a compartir abiertamente. Por esa razón, es importante mantener un contacto directo y acompañar regularmente a los nuevos contratados, además de informarles que tienes interés en ayudarlos a sentirse a gusto y prosperar en su nueva función.

4. Define metas

El compromiso de crear un gran proceso de integración requiere metas claras. Para definir el éxito de la contratación, define metas semanales durante los primeros 90 días del nuevo colaborador, opta por entrenamientos adicionales, acompaña el desarrollo y mantén contacto también con el gestor del área y/o responsable por el nuevo funcionario. Eso permitirá que administres tu progreso y seas testigo de los resultados de tu contratación.

Debes verlo, por sobre todo, como una oportunidad para demostrar tus valores corporativos a todos los demás integrantes de la corporación. Cuanto más personas se involucren en hacer que el novato se sienta bienvenido, mayor será el estímulo general del equipo. Eso resultará en éxito y crecimiento a largo plazo para tu empresa.

Contratando con eficiencia

¿Perdiste al candidato ideal por extender demasiado el proceso? El objetivo de esta página es facilitar esa etapa y entregar consejos esenciales para el éxito de un proceso de reclutamiento.

More From the Blog...