Oportunidad y diálogo: Lecciones del estallido social chileno para las empresas

Por 27 de noviembre 2019

Después de varias semanas donde el tema central y transversal entre los chilenos son las reivindicaciones sociales, la contingencia permite recoger ese contexto y analizar cómo esta situación puede convertirse en una oportunidad para el éxito de la gestión empresarial y el aporte de los colaboradores al interior de las organizaciones en tiempos de crisis.

El peso del diálogo

La rutina diaria en un entorno laboral supone, en muchos casos, procesos automatizados y sistemáticos que buscan eficiencia y productividad. Sin embargo, ¿en qué grado esta dinámica considera el bienestar de los trabajadores?

La producción y la eficacia son objetivos altamente valorados en el entorno empresarial, pero no deben perder de vista el hecho de los trabajadores se sientan escuchados, satisfechos y motivados con la tarea que desempeñan. Y para eso hay un factor clave que no se debe olvidar: el diálogo.

El diálogo debe ser visto como un pilar fundamental al interior de toda organización. Primero porque permite transmitir objetivos y metas corporativas, además de poner en perspectiva el valor de cada persona. Segundo porque permite conocer el estado de ánimo de cada uno y tener claridad sobre qué aspectos requieren atención. Finalmente, gracias al diálogo es posible buscar mejoras que luego impactarán en prácticas reconocidas y validadas por todos, derivando en un círculo virtuoso de motivación, sentimiento de pertenencia y retención de talentos.

¿Cómo generar el diálogo en las empresas?

Las demandas son transversales a todos los niveles sociales., y el ambiente empresarial, no es la excepción. En la medida que los entornos y sus integrantes evolucionan, éstas también pueden hacerlo, generando la necesidad de un espacio para dialogar y exponer lo que cada integrante considera importante.

La cultura de las empresas debe entonces considerar instancias de diálogo que sean personales y donde jefes y equipos puedan exponer sus ideas y visiones, en un ambiente de profundo respeto.

Diálogo y compromiso

Abrir espacios para conversar significa también hacerse cargo de otros factores fundamentales cuando existen demandas: escuchar y analizar soluciones posibles. En esta etapa, es imprescindible que todas las partes asuman con responsabilidad cada etapa, ya que muchas veces no es posible alcanzar todo al mismo tiempo, por lo tanto, el diálogo no debe perder de vista la realidad de cada caso, sus alcances, las capacidades, los recursos disponibles, entre otros factores en juego. Y finalmente, hay que definir prioridades para ordenar los asuntos, llegar a consensos y ejecutar lo que sea posible y dejar en vías de solución lo que requiera mayores esfuerzos a corto, mediano y largo plazo.

En la medida que las empresas son capaces de abrirse al diálogo, escuchar lo que sus trabajadores tienen para decir, buscar caminos para hacerse cargo de esas demandas y solucionarlas cuando sea necesario, el clima laboral puede distenderse y despejar la sensación de que sus problemas no son tomados en cuenta. La mejora continua depende de un esfuerzo en conjunto entre todos los miembros de la compañía.

Contratando con eficiencia

¿Perdiste al candidato ideal por extender demasiado el proceso? El objetivo de esta página es facilitar esa etapa y entregar consejos esenciales para el éxito de un proceso de reclutamiento.

More From the Blog...