¿Le das la atención que requiere al reclutamiento en tu empresa?

Por Robert Half 19 de marzo 2018

Hay consenso cuando decimos que una empresa está compuesta por personas y en la medida que el capital humano sea mejor, la compañía también lo será. Una buena gestión es igual a un buen ambiente laboral que genera alto desempeño, el que a su vez lleva a mejores resultados financieros, y así son los ciclos virtuosos de las corporaciones que se destacan. Por suerte hemos visto ejemplos de empresas brasileñas, que están expandiendo sus operaciones en el mercado internacional, muchas veces comprando otras compañías e implementando su modelo de gestión: un verdadero orgullo para los brasileños ver este tipo de modelo convertirse en benchmark.

¿Cuál es el secreto para eso?

Si pensaste en las personas, estás en lo correcto. Antes de abrir cualquier nuevo negocio o adquirir otra empresa, la principal pregunta que debemos hacernos es: “¿quién le va a poner el cascabel al gato?”. Significa que no pasará nada si no existe la persona correcta y preparada para asumir tal puesto. Sin gente buena, la corporación no evoluciona, no mejora y muchas veces deja pasar buenas oportunidades por no tener a alguien listo para asumir nuevos desafíos.

Recursos Humanos debería ser el departamento más importante y estratégico de cualquier compañía, porque su misión es justamente cuidar su principal activo, el alma del negocio. Contratar, entrenar, desarrollar y retener son partes claves de la descripción del cargo de un profesional de RR.HH., pero todo comienza al “contratar”.

Quién no ha visto en las redes sociales frases como “Contratar al profesional equivocado sale caro” o “Si piensas que es caro contratar un profesional para el trabajo, espera hasta contratar un aficionado”. ¡Es cierto! Seleccionar mal genera diversos problemas: desde cosas tangibles como costos inherentes a la adquisición, entrenamiento y despido, hasta los intangibles como el tiempo invertido por las personas en este recurso o incluso, una posible desmotivación de otros profesionales, sean pares o subordinados a esa contratación equivocada.

Si entramos a analizar los posibles problemas operacionales, podemos divagar por muchas páginas.

¿Te imaginas al profesional de finanzas que tomó una mala decisión y comprometió millones de la empresa o el ingeniero que puso la seguridad de sus compañeros en riesgo?

Lo que observamos en el mercado es que muchas corporaciones reconocen la importancia del reclutamiento con calidad, pero lamentablemente no son todas las que lo ponen en práctica y se toman el tiempo necesario para eso. El reclutamiento de alto nivel debe involucrar la línea de negocio y recursos humanos para que trabajen codo a codo. Muchas veces, la ayuda de empresas especializadas hará la diferencia para garantizar el mejor proceso de selección posible. Identificación de la necesidad de contratación, definición del alcance de las actividades y un criterioso levantamiento del perfil profesional, cubriendo aspectos técnicos y conductuales, son partes esenciales en el proceso.

¿Y qué decir del tiempo dedicado a las referencias?

Esta etapa, sin lugar a dudas, es la guinda de la torta en un buen proceso de selección. Nada mejor que escuchar de profesionales que trabajaron directamente con el candidato evaluado, sobre cómo era su desempeño, idoneidad, actitud y valores.

¿Tu empresa toma el tema con el cuidado requerido?

Si la respuesta es no, deberías preocuparte. Contratar bien es el comienzo de una historia de éxito. Sin embargo, no basta con el acierto a la hora de contratar, se necesita entrenamiento primero y retención de talentos después. En definitiva, no sirve contratar, desarrollar y después perder al profesional durante su momento más productivo. Sin embargo, como ya se destacó, todo comienza con un buen proceso selectivo, entonces nada más justo que dedicarle tiempo a decidir quién pasará a construir junto contigo la historia de la compañía.

More From the Blog...