Cómo fortalecer la unión de un equipo remoto

Por Robert Half on 29 de abril 2020

La Asociación Chilena de Seguridad (ACHS) dio a conocer un estudio que buscaba conocer el alcance que ha tenido la modalidad de teletrabajo en Chile en tiempos de coronavirus. Y el resultado arrojó que el 95,3% de las empresas encuestadas a nivel nacional y que son afiliadas de la entidad, excluyendo las grandes corporaciones, cuentan con trabajadores que se desempeñan de manera remota.

Y de ese total, el 48,6% de esas empresas indicó que el teletrabajo aplica hoy para la totalidad de sus trabajadores. Entonces surge la pregunta: ¿Cómo generar en el equipo un sentido de unidad, cuando todos están dispersos y no tienen contacto personal?

Identifica una escala de prioridades

La dinámica laboral sufrió cambios y algunas acciones no se están desarrollando a la velocidad que antes lo hacía o que muchos esperan. Esta “pausa” permite observar las cosas desde otra perspectiva y definir las prioridades de lo que se puede postergar.

Muchas veces, existen procesos que han sido pensados con el fin de mejorar el desempeño del equipo, pero que en vez de aportar, generan más complicaciones. Discutir el asunto con el equipo puede dar visibilidad a un asunto que no había sido considerado y modificar, suspender o eliminar lo que genera conflicto. Eso generará además un sentido de logro grupal, ya que será el equipo el que tomó la decisión de manera conjunta, reforzando su espíritu de unión.

“Cuida a la familia”

Una vez definidas las prioridades, es aconsejable recordar que el equipo de trabajo bien puede ser considerado como una segunda familia. A final de cuentas, pasan tantas o más horas conectados entre sí que con sus propias familias.

Por esa razón, la flexibilidad de horarios es un factor a tener en cuenta. Los integrantes del equipo deben tener libertad para destinar ciertos horarios del día para hacer cosas que los hagan sentirse felices y saludables. Además del trabajo, el estar en casa supone una serie de otros deberes que aumentan la carga de responsabilidades, por lo que dosificarla y hacerla más manejable es fundamental. Unos elegirán hacer ejercicios, otros leer o escuchar música, o simplemente tomar breve descanso para alejarse y desconectarse.

Genera dinámicas de cohesión grupal

La distancia que genera el trabajo remoto puede ocasionar problemas que afecten el desempeño, el ánimo y el sentimiento de pertenencia de un equipo. Para trabajar ese aspecto, podemos usar la propia tecnología para crear experiencias que hagan interactuar al equipo y compartir vivencias que fortalezcan la unidad del grupo.

Una de ellas es aprovechar las mismas plataformas que se usan para las videoconferencias y generar instancias de descanso durante la jornada donde los miembros del equipo puedan hacer una pausa para tomar café y conversar libremente. Estas acciones permiten instalar momentos para desarrollar el contacto virtual uno a uno y fortalecer las relaciones entre los profesionales a través de la sociabilización, independientemente de la distancia, lo que ayuda además a combatir el aislamiento y el agotamiento.

Plataformas como Zoom, muy usada por estos días, permite reunir grupos. Por lo tanto, es posible aprovechar esa característica para promover conversaciones entre varios integrantes al mismo tiempo que aborden un tema específico. Desde algo tan simple como mostrar sus espacios de trabajo en casa, o para distender las relaciones compartiendo recetas favoritas o películas que cada uno considera imperdibles, existe una infinidad de temas que se pueden proponer con días de anticipación, para que cada uno piense sobre lo que va a decir y que, durante la llamada, todos se turnen para hablar y compartir.

Estos espacios sirven mucho para que cada uno comparta aspectos de su personalidad y vida cotidiana con el resto del equipo. Además, pueden ayudar a descubrir conexiones que pueden generar más conversaciones y lazos en el futuro.

Las formas de interacción son ilimitadas. Dependiendo del grupo en cuestión, incluso los videojuegos en línea pueden ser una herramienta muy potente para desarrollar el espíritu de equipo y el sentido de unión. En momentos en que el trabajo decae, se pueden programar sesiones donde el equipo se reúna virtualmente para jugar. Juegos donde prima la estrategia y la consecución de objetivos colectivos, teniendo que resolver problemas con altas posibilidades de fallas o fracasos. Eso los obliga a trabajar juntos, estimulando a través del juego las habilidades para superar dificultades.

Este tipo de recursos tiene un impacto directo en las relaciones interpersonales y laborales que, al estar distanciados, tienden a volverse más frías.

Las capacitaciones, al estilo de las charlas TED, libros o cursos de aprendizaje en línea en los que todos participan, son también estrategias muy positivas para fomentar conversaciones más profundas entre los empleados.

El trabajo remoto no significa estar aislado. Es fundamental proporcionar al equipo las herramientas que necesitan para compartir la cultura de la empresa y también, por qué no, desarrollar una identidad propia.

Independientemente del cómo hacerlo, es importante informar al grupo humano que integra la compañía el por qué se tomará este tipo de decisiones, haciéndolo partícipe de cómo alcanzar ese objetivo.

Lo que más esperan los profesionales que están cumpliendo sus funciones de manera remota es lograr sus metas y que se valore lo que están haciendo. Sentirse conectados y parte de la empresa en estos momentos difíciles. Hacerles sentir que todos aportan algo importante y significativo para el logro colectivo es imprescindible y hay que encontrar la mejor forma de hacerlo.

Webinar

Ve al seminario web de Robert Half acerca del tema

¿CÓMO PODEMOS AYUDARTE?

More From the Blog...