Gestión de personas: características de un jefe efectivo

Gestión de personas: características de un jefe efectivo

Para ser un buen jefe es importante ser capaz de gestionar a las personas en forma efectiva. Al fin y al cabo, son los empleados de base los responsables directos de una parte importante del desempeño de la compañía, ya sea en términos de servicios o de producción.

Saber gestionar a las personas que forman parte de su equipo efectivamente es vital para lograr unos niveles de producción óptimos cada día. Recuerde que los trabajadores felices tienden a trabajar más duro y a ser más leales a su organización.

En este contexto, si usted ocupa una posición de jefatura, ¿qué tendría que hacer para lograr el mejor desempeño de su equipo?, ¿qué hacen exactamente los jefes para alcanzar el éxito? Esta es nuestra lista de buenas prácticas y características para una gestión efectiva.

12 signos que demuestran que usted es un buen jefe

1. Entiende el valor de los empleados
En primer lugar, los jefes deben apreciar el rol que cada uno de los empleados desempeña en la organización y su contribución al día a día de la compañía. Si subestiman el esfuerzo que hacen los trabajadores y, en consecuencia, el valor que agregan, esto puede afectar negativamente el trato individual con las personas. Los empleados tienen que ser vistos como un elemento de valor para ser nutrido y protegido, y no personas a las que se tenga que explotar para lograr beneficios a corto plazo.

2. Expresa gratitud
Los jefes deben mostrarse agradecidos por el trabajo bien hecho. En la medida de lo posible, deberían entregar un feedback positivo a los trabajadores, sin embargo, un simple “gracias” puede marcar la diferencia ante la mayoría de los empleados. Se trata de una muestra de cortesía humana básica y, si bien es gratuita, puede tener efectos positivos muy significativos. Expresar gratitud puede ayudar a desarrollar lealtad por parte de los trabajadores y asegurar que estarán dispuestos a invertir el máximo de tiempo y esfuerzo cada día.

3. Comunica con claridad
Los empleados deben entender qué es lo que se espera de ellos, ya sea en una tarea específica o en el día a día. Esto significa que un buen jefe tiene que ser capaz de comunicarse efectivamente con sus empleados y asegurarse de que entienden sus funciones y tareas. Los jefes deberían sentirse igual de cómodos hablando uno a uno con sus empleados que ante el equipo completo.

4. Escucha en forma efectiva
También es importante para los jefes hacerse el tiempo para atender a los empleados, y escuchar lo que tengan que decir. A menudo, puede que tenga que ver con asuntos de trabajo, pero no siempre. A veces, los trabajadores simplemente necesitan desahogare o tener a alguien de confianza con quien compartir un tema en particular.

5. Toma decisiones
Que los jefes sean capaces de tomar decisiones es muy importante. Un grupo de trabajadores está preparado para seguir a un líder, pero necesita recibir las indicaciones apropiadas. Si usted es incapaz de tomar decisiones y comunicarlas claramente a sus empleados, puede que se sientan perdidos y sin rumbo.

6. Confía en que sus empleados lo puedan lograr
Los buenos jefes saben delegar en forma efectiva, y esto funciona en dos niveles: tienen la habilidad de distribuir las tareas diarias entre los trabajadores para poder disponer de más tiempo libre para gestionar al equipo y confían en que los empleados serán capaces de sacar adelante las tareas importantes. Si los trabajadores sienten que su jefe los apoya, este es un motivo más para hacer bien su trabajo y demostrarle que no se equivocaba al confiar en ellos.

7. Da libertad a sus empleados
Los micro managers tienden a distanciarse de los empleados muy rápido. Es importante dar a los trabajadores el espacio para encontrar soluciones a los retos que enfrentan. Los profesionales no quieren sentirse como robots. Por ello, deben poder tomar decisiones relacionadas con sus tareas, según su criterio.

8. Resuelve conflictos
A veces, es necesario que los jefes se conviertan en buenos mediadores, particularmente si dos miembros del equipo han discutido y no pueden ni mirarse a los ojos. A favor del desempeño general y de la productividad, es importante resolver estas situaciones rápidamente y en forma efectiva, antes de perder el control.

9. Ayuda a los empleados
Mostrarse agradecidos con sus trabajadores es una cosa, pero los empleadores también deben demostrar su gratitud a través de sus acciones. Esto puede aumentar la moral de los empleados y asegurar que ven a su jefe en forma positiva. Actuar y ayudar a los trabajadores sin preguntar puede ser especialmente beneficioso para un jefe, ya que esto demuestra que las necesidades del empleado están siendo consideradas.

10. Da ejemplo
Los empleados buscan en los jefes un ejemplo a seguir y aspiran a imitarlo. Los líderes más potentes son éticos, honestos, colaborativos, creativos, empoderados, innovadores, dedicados y confiables.

11. Es honesto
Ser abierto y transparente es parte de ser un buen ejemplo para sus empleados. Si los trabajadores piensan que están siendo engañados o que no se les está entregando información relevante, esto puede conducir a una pérdida de confianza y al deterioro de las relaciones entre el empleador y el empleado.

12. Consigue las cosas
Para que los empleados crean en lo que su jefe les dice y puedan confiar en su juicio, necesitan respetarlo profesionalmente. Esto significa que tenga habilidades y capacidades demostradas, alguien con los conocimientos necesarios para el puesto. Si un jefe ha pasado antes por el rol que llevan a cabo los trabajadores, esto demuestra también sus capacidades y puede ayudarlo a validarse con el equipo. 

Este contenido fue traducido del original People management: what makes an effective manager?

Tags: Carrera

Share This Page