Felicidad laboral: consejos para repartir sonrisas en la oficina

Desde 2013, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) invita a celebrar el 20 de marzo el Día Internacional de la Felicidad, una iniciativa que se centra en el importante papel que desempeña esta emoción en la vida de las personas. Y no hay mejor lugar para comenzar a vivir esa felicidad que en el ambiente laboral. Es por eso que nosotros no queremos hacerlo solo en esta importante fecha. ¿Qué le parece intentar ser todos los días un poco más felices?

Porque la felicidad en el lugar de trabajo es importante

Según Robert Half en “Los Secretos de las empresas y de los empleados más felices”, los empleados felices son los defensores más elocuentes y persuasivos de sus empresas. Además de propagar optimismo y buena predisposición, la felicidad en el trabajo es importante porque puede traducirse en una imagen positiva (tanto en forma interna como externa), que impulsa los esfuerzos corporativos de reclutamiento y reputación.

“La felicidad es el resumen de una gran experiencia”, dice Nic Marks, uno de los especialistas más reconocidos del mundo en felicidad y director ejecutivo y fundador de Happiness Works. “Es una palabra emocional que usamos para resumir la calidad de las experiencias en el trabajo diario, principalmente si estamos sintiéndonos bien y haciéndolo bien”, agrega.

¿Cuáles son los beneficios de la felicidad en el trabajo?

La relación entre felicidad y salud está bien documentada. Un informe de la Universidad de California confirma que ambas van de la mano, y cita una serie de resultados positivos, como mejoras en la función cardíaca y en el sistema inmunológico, e incluso habla de una vida más larga.

Un estudio reciente de la Universidad de Warwick, en Reino Unido, describió que los trabajadores felices son un 12 % más productivos.

La felicidad también puede reducir las tasas de ausentismo. Según una investigación de la Universidad Illinois Wesleyan, los empleados felices se recuperan más rápidamente de enfermedades y tienden a tomarse 15 días libres menos por año que sus colegas con actitudes menos positivas.

No es el jefe quien disfruta los beneficios de la felicidad. El mismo estudio de la Universidad Illinois Wesleyan descubrió que las personas con una visión más positiva tienden a ganar más que sus colegas menos positivos, lo que sugiere que la felicidad puede ser causa de un salario más abultado.

Claramente, la felicidad crea una situación en la que todos ganan en un ambiente laboral. Por lo tanto, le dejamos cinco sencillas maneras de llevar positivismo y felicidad al lugar donde normalmente pasamos más tiempo de nuestras vidas, el trabajo.

  • Saludar a los colegas de trabajo con una sonrisa

Una investigación publicada en el Journal of Experimental Psychology observó que conectarse con otras personas, incluso con extraños, aumenta la felicidad personal. Teniendo en cuenta esto, una buena manera de establecer el ambiente esperado es saludar a los colegas con un alegre “hola”; hacer algo diferente y ofrecerles un cálido “buenos días” a los empleados de la recepción, al practicante de la oficina o al ejecutivo con quien se comparte el ascensor. ¡Esparza el bienestar por toda la empresa!

  • Reconocer los esfuerzos de los colegas

Un reconocimiento le da un empujón hacia adelante a cualquiera, pero en un día laboral con poco tiempo disponible, se tiende a omitir el elogio. Reservar algunos minutos para felicitar o reconocer el trabajo de otro puede no solo impulsar la felicidad, sino también tener un impacto positivo en la productividad. La misma investigación en Estados Unidos descubrió que el 40 % de los trabajadores pondría más energía en su trabajo si su contribución fuera distinguida con mayor frecuencia.

  • Sorprender con amabilidad

Actos aleatorios de amabilidad ofrecen una ventaja “dos en uno”. De acuerdo con Harvard Business School, una persona amable se siente más feliz, y la persona que recibe la amabilidad también se siente un poco más alegre. Compre un café sorpresa para un compañero de camino al trabajo, ayude a un colega a terminar un proyecto a tiempo u ofrézcase a destrabar un papel en la impresora en vez de hacer la vista gorda ante las dificultades que se presentan frente a la fotocopiadora.

  • Hacer del mundo un lugar mejor

La donación hace sentir bien a las personas. La Universidad de Harvard lo confirmó con un estudio que muestra que donar a la beneficencia está directamente relacionado con la felicidad personal. Introduzca la idea en su empresa, pero, en lugar de simplemente “pasar el sombrero” para conseguir una moneda, intente llevar a cabo un evento inclusivo y lleno de diversión. Procure vender tortas caseras hechas por el equipo de contabilidad, acompañadas con café o té preparados por el personal de ventas, permitiendo así que todos participen en la actividad.

  • Disfrute de los beneficios duraderos de la felicidad

Una de las ventajas más grandes de la felicidad es que, al igual que la carcajada, puede ser contagiosa. No se sorprenda si cualquier iniciativa de felicidad introducida se extiende por todo el año. Como una embajadora de la felicidad corporativa, una empresa puede tener un impacto directo y duradero sobre la satisfacción, el propósito y la alegría que todo el equipo obtiene en su ambiente de trabajo.

Share This Page