Háblame de ti: ¿Qué respuesta espera un entrevistador?

Por Robert Half on 9 de noviembre 2020

Háblame de ti: ¿Qué respuesta espera un entrevistador?

Como ya hemos visto antes, las entrevistas laborales son muy importantes para quienes buscan un nuevo trabajo. Sin embargo, prepararse para ellas sigue siendo una tarea pendiente para muchos profesionales y, aunque existen muchas preguntas previsibles y que se repiten, no existe conciencia sobre lo que está detrás de ellas y las oportunidades que nos ofrecen al manejarlas con inteligencia.

Quizás el mejor ejemplo es cuando el seleccionador hace la pregunta, “háblame de ti”. Muchos piensan que se trata de un simple rompe hielo, un trámite para “entrar en materia”, pero en realidad es una pregunta abierta, donde se busca acceder a información sobre los objetivos y prioridades de un candidato, lo que permite hacerse una idea muy completa de quién es realmente cada profesional que está postulando a un cargo.

ENVÍA TU CURRÍCULUM

Una oportunidad que pocos saben aprovechar

¿Qué buscan los entrevistadores al preguntarte sobre ti? Primero, evaluar qué tan seguros están los entrevistados. Segundo, tener una visión de cómo los nuevos trabajadores podrían presentarse ante jefes, compañeros y clientes si obtienen el trabajo.

Eso se convierte en una gran oportunidad para que el profesional destaque sus habilidades y la experiencia que lo convierten en el candidato ideal para el cargo. Sin embargo, hay que considerar ciertas cosas para no caer en desgracia ante el entrevistador.

Las respuestas que debes evitar

Existen tres opciones que muchos postulantes eligen para hablar de sí mismos y significan partir con el pie izquierdo una entrevista.

La primera de ellas es responder con algo personal, hablando de su vida, haciendo una especie de resumen biográfico. Otros deciden referirse a los problemas de su trabajo actual, dando a entender que su vida laboral es una pesadilla y que su búsqueda es casi un camino a la libertad. Finamente, algunos se limitan a resumir su currículum, detallando su experiencia laboral y su historial educativo.

Pero, ¿qué sucede si elijo alguna de estas opciones? Las dos primeras significan una alerta para el seleccionador, quien puede interpretar fácilmente que el candidato no toma muy en serio el cargo o simplemente trata de huir de una mala situación en su trabajo actual. Y en la tercera, se está desperdiciando una oportunidad de realmente mostrar su potencial y valor, ya que todo lo demás está en el curriculum que el entrevistador seguramente ya conoce.

Las respuestas que marcan la diferencia

En una respuesta abierta, tienes la gran posibilidad de mostrar sus fortalezas y lucirte como el candidato ideal. Es el momento de explicar brevemente tus aptitudes para el cargo, pero también para decir por qué te interesa ser el elegido.

El primer paso, antes de responder, es haber revisado la descripción del cargo para realizar un cruce entre lo que pide la empresa y tu experiencia, para identificar qué factores te hacen el candidato idóneo. A partir de ahí, elabora tu respuesta, destacando tus cualidades.

Una respuesta contundente debe considerar tus habilidades, fortalezas y áreas de especialización relevantes para el cargo. Las razones por las cuales postulas al trabajo, enfocándote en las motivaciones relacionadas con tu carrera y el deseo de desarrollarte y asumir responsabilidades adicionales. Para cerrar, es importante también explicar los motivos por los cuales considerar atractivo trabajar para en la empresa.

La clave es ser conciso. Las entrevistas privilegian el tiempo, por lo que debes considerar ese factor para elaborar una respuesta que brinde algunos detalles importantes para despertar el interés del entrevistador por saber más de ti. Si logras encender esa curiosidad con tu entrevistador, las perspectivas de éxito estarán bien encaminadas.

Hide Breadcrumb
Off
Hide Title
Off

More From the Blog...