Carta de Presentación: Un sello personal a la hora de buscar trabajo

Por Robert Half on 5 de noviembre 2020

En la era digital, la búsqueda de empleo ha cambiado. De hojear las páginas de los diarios, pasamos a navegar por internet para encontrar ofertas y a postular a un cargo mediante algunos clics. El curriculum sigue presente, pero hay un elemento que, pese a su importancia, es poco apreciada por los postulantes chilenos. Se trata de la carta de presentación y es la manera de darse a conocer ante una empresa y una oportunidad para lograr que el potencial empleador se genere una excelente primera impresión de ti.

Aunque ya no se envía por correo postal como antes, la carta de presentación sigue siendo un recurso para marcar diferencias, independientemente de que la mandes por correo electrónico o a través de un portal de empleos. Muchos desconocen su valor y cómo puede marcar la diferencia a la hora de competir por un cargo. Sin embargo, nuestros especialistas revelan algunas recomendaciones para elaborar una carta de presentación ganadora.

ENVÍA TU CURRÍCULUM

1. No repitas la información del curriculum

La idea de la carta de presentación es aportar información adicional a la que contiene el curriculum y posicionarte como el candidato ideal para el cargo. Detalla las habilidades y experiencias específicas que se relacionen con el puesto y las atribuciones específicas de éste. Además, puedes mencionar otras habilidades relevantes que están incluidas en tu curriculum.

Explicar por qué te interesa el trabajo y demostrar que has investigado sobre la empresa, su misión y liderazgo, haciendo un empalme con el aporte que podrías entregar en esa dirección también son buenas opciones.

2. Adapta tu carta de presentación a un trabajo específico

El principal error de quien está buscando un trabajo con relación a las cartas de presentación es usar la misma para cada cargo al que postula. Escribe una para cada caso, destacando tus fortalezas y habilidades en concordancia con la descripción del cargo.

Aporta datos y cifras que respalden tus afirmaciones. Si solicitas un puesto directivo, menciona el tamaño de los equipos y los presupuestos que has administrado. Si se trata de una función de ventas, describe los objetivos de ventas específicos que lograste. También puedes demostrar tu familiaridad con una industria específica, el empleador y el tipo de cargo.

3. Siéntete orgulloso de tus logros pasados

Destaca la pasión que sientes por tu trabajo y lo que has logrado. Estas características proyectan una imagen fuerte y las empresas las interpretan como una señal de potencial para crecer junto con el negocio.

4. Usa pocas palabras

Es fundamental sentirse importante al postular a un cargo y buscar destacar lo máximo posible nuestras capacidades. Sin embargo, la lista de prioridades diarias de los gerentes y seleccionadores es mucho más amplia.

Eso significa que tienes que usar tu poder de síntesis para incluir toda la información relevante en unos pocos párrafos. La idea es que en pocos minutos se pueda tener una impresión de tu potencial. Menos es más y una carta de una página impresa es la mejor decisión.

5. Busca el contacto directo con el gerente de contratación

Además de preparar tu curriculum y carta de presentación a la medida de cada postulación, debes enviar ese material a la persona correcta. Si no dispones de ese contacto, debes darte el trabajo de conseguirlo para establecer el diálogo directo con ella.

6. Utiliza las palabras clave de la descripción del cargo

Muchas empresas usan softwares para filtrar los curriculum buscando palabras clave y evaluar cuánto coinciden con las habilidades y la experiencia deseadas. Lo mismo sucede con las cartas de presentación, por lo que debes incorporar términos que la empresa usó en la descripción del cargo, siempre que coincidan honestamente con tus antecedentes y fortalezas.

Durante el proceso de redacción, revisa cuidadosamente el anuncio de trabajo, el número de años de experiencia necesarios, así como el manejo de softwares específicos, las habilidades de organización y comunicación y la experiencia en gestión de proyectos, entre otras características.

7. Anticipa cualquier brecha negativa

Existen diversas informaciones que pueden generar rechazo hacia tu postulación por parte de un seleccionador o gerente de contratación. Un periodo sin trabajar, puede encender las luces de alerta y dejarte al margen sin que nadie se interese por averiguar la razón.

Por eso, la carta de presentación también debe explicar preventivamente cualquier factor que provoque ese tipo de reacciones. La recomendación es entregar los antecedentes que justifiquen ese tipo de casos y qué hiciste para solucionarlos.

8. Revisa la carta al terminar

Por último, cuando consideres que la carta de presentación contiene argumentos sólidos a tu favor, es momento de revisarla. Los errores tipográficos indican descuido o falta de precisión y no querrás que el documento proyecte eso de ti.

Una vez que terminada, pide a una persona con buenas habilidades gramaticales, de puntuación y ortografía que la revise. Considera que la revisión incluya también una comparación con la información que contiene el aviso de trabajo al cual estás postulando, para asegurarte de haber cubierto todos los puntos de manera correcta.

¿CÓMO PODEMOS AYUDARTE?

Hide Breadcrumb
Off
Hide Title
Off

More From the Blog...