Vacaciones en pandemia: ¿Cómo manejarlo?

Por Robert Half on 1 de febrero 2021

Con la llegada del verano, el foco de las atenciones en el mundo laboral se vuelca naturalmente hacia las vacaciones. Y pese al ascenso del número de contagios observado ya desde el final de 2020, las autoridades de gobierno anunciaron la implementación de un Plan de Vacaciones.

El objetivo es establecer protocolos para que las personas puedan viajar, respetando tanto las medidas destinadas a contener la pandemia como la necesidad de un descanso después de un año marcado por medidas restrictivas, crisis económica y los efectos del Covid-19 para la salud de la población. Sin embargo, la pandemia abrió el debate, ¿debemos o no tomarnos vacaciones? Estas son las recomendaciones de nuestros especialistas al respecto.

Importancia de las vacaciones

Las vacaciones representan un factor fundamental para descansar y desconectarse del trabajo. Sus beneficios muchas veces no son fáciles de medir, pero repercuten tantos a los trabajadores como las empresas.

Si nos enfocamos en los trabajadores, las vacaciones promueven su salud mental, incrementan la satisfacción por el trabajo y contribuyen a promover la estabilidad laboral.

Existen estudios que confirman que las vacaciones son fundamentales para reducir la tensión que acumulan los trabajadores durante el año, ejerciendo un rol clave para evitar incluso enfermedades cardiovasculares. Además, trabajar demasiado y no tomarse vacaciones puede dañar las relaciones sociales, incluyendo familia, amigos y pareja.

A su vez, las empresas se benefician al contar con un equipo más contento y motivado, lo que fortalece su productividad y compromiso hacia la compañía. Y eso conlleva a mejores resultados.

Existe evidencia de empresas que han decidido ir más allá de los plazos legales y conceder más días de vacaciones a sus trabajadores. Más allá de brindar mejores condiciones, estas empresas dan una clara señal de preocupación por el bienestar de sus trabajadores.

Desde luego, este tipo de medidas repercute en la atracción y retención de los mejores talentos. El tiempo libre es un valor agregado para los profesionales y con la pandemia cobró aún mayor fuerza, poniéndose incluso a la altura del valor intrínseco del salario. Hoy, los profesionales sí prefieren trabajar en un lugar donde ellos sean los protagonistas, sientan preocupación por su salud y se brinden condiciones que permitan flexibilizar tiempos.

Desafíos para las empresas

Actualmente, las empresas exitosas están apuntando a tener una mirada más abierta y una gestión más eficiente con relación al tiempo de sus profesionales. Después de un año marcado por teletrabajo y distancia social, la gestión de las vacaciones cobra especial relevancia.

Ante el aumento de casos positivos por Covid-19, siguen existiendo distintas restricciones determinadas por las autoridades del gobierno y que son obligatorias para que el país supere la pandemia. Y esto lleva a una situación de incertidumbre entre los trabajadores sobre tomarse o no vacaciones.

Considerando todo lo anterior, las empresas deben buscar cumplir las determinaciones del gobierno, pero también planificar y facilitar las cosas a los trabajadores que deciden salir de vacaciones.

Para eso, es fundamental gestionar bien al equipo para organizar y planificar las tareas del equipo, considerando las actividades y compromisos que aquellos que estarán ausentes.

La distribución del trabajo tiene que lograr una distribución adecuada del trabajo. El objetivo es evitar que los profesionales que asuman una carga adicional no se expongan a jornadas más largas o mayores niveles de estrés que puedan afectar su productividad, calidad del trabajo y bienestar personal.

Cuando el volumen laboral sea alto, una opción interesante para evitar la sobrecarga del equipo es sumar profesionales temporales que puedan ayudar, asumiendo parte de las responsabilidades.

En Robert Half, hemos observado esta tendencia, que evidencia un aumento de demanda por este tipo de modalidad. El mercado laboral actual muestra, además, profesionales dispuestos a asumir distintos roles, con distintas especialidades y acostumbrados a trabajar en proyectos de uno, dos o tres meses, apoyando así a los equipos por la temporada estival.

Más allá de las complicaciones propias del aumento de casos de Covid-19 y las medidas restrictivas impuestas por la autoridad, es sensato considerar una pausa para tomar vacaciones y descansar.

Tomando las precauciones y respetando las reglas para evitar los contagios, es factible tener unas merecidas vacaciones. Un equipo que lleva mucho tiempo sin un período de descanso puede generar una disminución de los estándares de calidad habituales de la empresa, cometer errores, no cumplir con los deadlines o dejar de lado sus propias labores, dañando su desempeño y el de la compañía. Pero, lo más importante, afectará su salud, que es un factor clave que toda empresa debe preservar.

More From the Blog...