5 maneras de explicar las lagunas laborales en tu currículum

Por Robert Half 18 de julio 2018

Recientemente, Sjoerd Gehring, líder global de reclutamiento de Johnson & Johnson, escribió un artículo sobre este asunto. Según él, hoy en día muchos reclutadores entienden que es extraño que una persona esté durante toda su carrera en apenas una o dos empresas. Su recomendación para los candidatos a un puesto de trabajo es pensar con anticipación cómo explicar un período sin trabajar ante un potencial empleador. “Con un poco de preparación, puedes transformar una situación de entrevista potencialmente complicada en una clase de marca personal”, dijo.

  1. Si perdiste un trabajo

Algunas personas consideran incómodo contar que fueron despedidas, pero es poco probable que hablar sobre eso perjudique al candidato. Al contrario, puede generar empatía por parte del entrevistador. Simplemente recuerda no hablar mal de tu anterior empleador, enfoca tus respuestas en todo lo positivo que lograste mientras estuviste en tu trabajo anterior.

NO DIGAS: “Esa empresa, no me enseñó nada. Probablemente me habría ido igual.”

DEBES DECIR: “Desafortunadamente la compañía tuvo que reducir costos y tuve que salir durante esa reestructuración. De cualquier modo, estoy orgulloso de lo que logre mientras estuve ahí.”

  1. Renunciaste y te fuiste de viaje

La clave aquí es enfocarse en como el viaje aportó a tu desarrollo personal, más allá de hablar de lo divertido que fue. Si trabajaste durante el viaje, recibiendo alguna remuneración o de manera voluntaria, concentra tus respuestas en las habilidades personales y profesionales que te entregó esa experiencia.

NO DIGAS: “Bueno, seamos sinceros, salir a una fiesta en Tailandia es mucho más divertido que trabajar. Lo pasé increíble.”

DEBES DECIR: “Estuve muchos años trabajando en cargos que demandaban mucho de mí, como puedes ver en mi curriculum, y me fue muy bien. Pero llegué a un punto de mi carrera donde decidí enfocarme en mi crecimiento personal. El tiempo que pasé viajando me enseñó mucho sobre cómo relacionarme con personas de diferentes edades y culturas. Ahora me siento listo para retomar mi carrera, con mi energía renovada.”

  1. Volviste a estudiar

Quizás este sea el más fácil de explicar, principalmente si el curso elegido se relaciona con tu carrera. Aún si no lo es, es fácil destacar algo positivo.

NO DIGAS: “Aún trato de descubrir lo que quiero en la vida, por eso preferí volver a estudiar, en vez de seguir trabajando.”

DEBES DECIR: “Quería ampliar mis opciones de carrera, adquiriendo nuevas competencias. Ahora que logre ese objetivo, estoy tratando de usar esas calificaciones en beneficio de alguna empresa. Este trabajo es perfecto para mí porque...”

  1. Dejaste un trabajo por razones de salud

Sé breve. El entrevistador no espera que entres en detalles sobre un período de depresión o una compleja cirugía en la columna. Prepara una explicación directa que te acomode compartir. Menciona lo orgulloso que te sientes de haber superado la situación y retoma la conversación sobre el trabajo y las habilidades que tienes y cómo éstas pueden ser útiles para la empresa.

NO DIGAS: “Sí, las cosas estuvieron muy mal durante un tiempo.”

DEBES DECIR: “Pasé por un momento emocional (o de salud) difícil a raíz y por eso necesité tiempo para concentrarme en mejorarme y volver lo más rápido posible al trabajo. Estoy feliz por haber superado ese problema, me siento una persona más fuerte y ahora que estoy completamente recuperado, estoy listo para enfocarme en el próximo paso da mi carrera.”

  1. Renunciaste para cuidar a un familiar

Recuerda: cuidar un anciano o enfermo y criar un niño son trabajos difíciles que requieren una serie de habilidades, que ahora tienes de sobra. Ningún entrevistador debería hacerte sentir mal por decidir priorizar la familia en vez de tu carrera. Si tuviste tiempo para mantenerte actualizado, menciónalo en la entrevista. Termina la conversa sobre el tema contándole al entrevistador que estás entusiasmado con volver a comprometerte con tu carrera.

NO DIGAS: “Yo era el familiar que vivía más cerca de mi mamá, por eso me encargué de cuidarla. Y no pude conciliar eso con mi trabajo. ”

DEBES DECIR: “Después de mucho pensarlo, decidí que mi prioridad en ese momento era cuidar mi hijo (o mamá enferma). De cualquier forma, me mantuve actualizada en ese período. Ahora estoy lista para concentrarme en mi carrera y quiero poner en práctica en mi próximo trabajo todas las “soft skills” que aprendí.”

BUSCAR TRABAJOS

More From the Blog...