10 consejos para enfrentar las primeras entrevistas de empleo como reclutador

10 consejos para enfrentar las primeras entrevistas de empleo como reclutador

Las entrevistas de empleo suelen ser muy estresantes para los candidatos en busca de una oportunidad laboral. Ahora bien, en el caso de los responsables de reclutamiento que tienen que dirigirlas este estrés se incrementa exponencialmente, especialmente si es su primera vez.

Una contratación equivocada puede tener un alto costo para la empresa, por ello es importante que cuando se enfrente a su primer proceso de selección tenga muy claros los pasos a seguir para no verse en la necesidad de iniciar el proceso de selección de nuevo. Si no tiene mucha experiencia, escuche los consejos que puedan darle otras personas que sí la tengan para empezar con buen pie. 

El mejor consejo para los responsables de reclutamiento es: piense muy bien cómo plantear y enfocar la entrevista y planifíquese. En base a ello, a continuación, se entregan 10 consejos para reclutadores que se enfrentan a sus primeras entrevistas:  

1. Asegure el éxito
Nuestro primer consejo es algo que usted tiene que pensar muy bien antes de empezar cualquier entrevista. El tiempo es valioso, así es que no pierda el tiempo entrevistando a candidatos cuyo perfil no encaja con el puesto. 

​Empiece elaborando una buena job description que le ayude a asegurar que recibirá currrículums acordes con sus necesidades. Esta descripción debería incluir todas las características del candidato ideal, tanto a nivel técnico como de habilidades blandas, junto con las certificaciones y/o calificaciones mínimas. Identificar muy bien las responsabilidades del puesto de empleo y las expectativas de la compañía hacia la persona que asuma el rol ayudará a que los candidatos puedan tomar la decisión de postular o no al cargo y descartará a las personas que no cumplan con el perfil. Asimismo, si su job description es muy concreta, eso le ayudará a realizar las preguntas adecuadas y oportunas durante la entrevista. 

2. Pida ayuda
Defina un equipo para realizar las entrevistas, incluyendo compañeros cuyas opiniones sean valiosas y respetables para usted, y otros empleados con los que el nuevo profesional tendrá que trabajar. Ellos le pueden ayudar a ir descartando a los candidatos y pueden entregarle sus opiniones acerca de por qué la personalidad de los postulantes podría encajar, o no, en el equipo.  

3. Esté preparado 
Si no va a recordar más que uno de todos los consejos que podamos entregarle, entonces, que sea este. Por encima de todo, tiene que prepararse muy bien para una reunión o entrevista con un potencial empleado. Muchos responsables de reclutamiento confían en la improvisación, pero se equivocan. Si no tiene un plan, puede que pierda el foco o que se quede en blanco a medio camino. Asimismo, le resultará mucho más difícil dirigir una entrevista consistente y tendrá problemas para evaluar a todos los candidatos de acuerdo con los mismos criterios. 

Ante todo, estar preparado quiere decir tener una lista de preguntas antes de que empiece la entrevista. Para ello, diríjase de nuevo a su job description y elabore preguntas que se refieran a las habilidades y responsabilidades de la posición. A continuación, remítase al currículum del candidato al que va a entrevistar y defina preguntas relacionadas con detalles concretos de su experiencia o trayectoria, o que le puedan ayudar a resolver dudas concretas que usted pueda tener. 

4. Haga las preguntas correctas 
En una entrevista de empleo, las preguntas del reclutador se pueden plantear de muchas maneras. A continuación, encontrará las cuatro fórmulas más comunes: 
-Preguntas cerradas: en este caso, se trata de cuestiones muy simples y directas. A menudo se pueden responder con un simple sí o no. 
-Preguntas abiertas: estas preguntas requieren ser pensadas y las respuestas serán más elaboradas. 
-Preguntas hipotéticas: con estas preguntas, el candidato deberá responder cómo actuaría en una situación hipotética a la que se podría enfrentar en su nuevo puesto de trabajo. 
-Preguntas fuera de lo común: este tipo de preguntas pueden entregar algunas pistas sobre la personalidad del candidato o su estilo de comunicación. 

​Recuerde que, mediante todos estos estilos de preguntas, lo que usted está intentado es obtener información adicional a la que aparece en el currículum del candidato.   
Una vez definida su lista de preguntas, seleccione aquellas que, para usted, son esenciales. Su objetivo será formular estas preguntas claves, independientemente de cómo se desarrolle la conversación. En cuanto al resto de las preguntas, las realizará o no en función del tiempo que tenga. 

5. No tenga prisa
Aquí uno de los consejos que más fácilmente se pasan por alto: empiece despacio. Un proceso de selección es estresante, tanto para el candidato como para el entrevistador. Cuando empiece la entrevista, no trate de formular todas las preguntas desde el primer minuto, una tras otra. Le recomendamos empezar con una conversación preliminar para que el candidato, y usted mismo, se ubiquen. Esta conversación inicial también le puede ayudar a tomar el pulso al candidato.

Algunas preguntas para romper el hielo podrían ser: 
-“¿Qué sabe sobre la compañía?”
-“¿Por qué le gustaría trabajar aquí?”
-“¿Qué le atrae del puesto?”
-“¿Puede explicarme un poco su experiencia profesional?”
-“¿Cuáles son sus aspiraciones profesionales en su nuevo empleo?”

Son preguntas para las que cualquier candidato se habrá preparado y no tendrá problemas para responder. Si, al contrario, el candidato no sabe cómo responder a estas preguntas, entonces es un motivo de alarma para usted. Estas preguntas “suaves” también le darán a usted un poco de tiempo para observar al candidato, su estilo de comunicación, su postura. Considere la apariencia de la persona que tenga enfrente, sus formas y su lenguaje no verbal, ya que le pueden demostrar su entusiasmo (o la falta de él) por el puesto al que está postulando. A menudo, el cómo una persona responde a una pregunta le entrega mucha más información que lo que dice. 

6. Escuche e implíquese en la conversación 
A nadie le gusta hablar con alguien poco receptivo. Asegúrese de escuchar activamente al candidato e involúcrese en la conversación añadiendo comentarios, intercalando otras preguntas y estando atento al lenguaje corporal del entrevistado.

Asienta de vez en cuando, mantenga el contacto visual y diríjase al candidato. Si parece desinteresado o aburrido, el candidato podría darse cuenta y podría aumentar su nerviosismo. Si eso sucede, puede que la posición, e incluso su empresa, le parezcan menos atractivas al candidato. 

7. Tome notas
Puede que parezca una obviedad, pero se sorprendería si supiese cuántos responsables de reclutamiento no toman notas porque simplemente se les olvida o porque no lo consideran importante. Es muy importante que anote aspectos relevantes que se digan o sucedan durante la entrevista. Cuando el candidato se haya ido, sume otras impresiones o pensamientos adicionales a estas notas. 

​Cuando llegue el momento de evaluar a todos los candidatos junto con otros compañeros o miembros del equipo que participan en el proceso de selección, estas notas le serán muy útiles para refrescar su memoria. Al fin y al cabo, puede que el proceso se extienda durante días o semanas y es inevitable que algunos detalles se olviden. Las notas también le ayudarán a asegurar que su decisión de contratación se fundamenta en información sólida y no en impresiones que se recuerdan a medias. 

8. Pida referencias o ejemplos de proyectos realizados anteriormente
Una de las cosas más útiles para garantizar la calidad de un candidato en un proceso de selección es pedir ejemplos de proyectos que hayan realizado anteriormente. Antes de terminar la entrevista, pregunte al candidato si estaría dispuesto a ello o si se sometería a un test adicional, como un ejercicio de escritura o un test numérico, dependiendo de la posición a la que esté postulando. Algunas habilidades solo se pueden evaluar de este modo. 

Si después de estas pruebas el candidato promete, entonces pídale una lista de referencias para iniciar esta parte del proceso cuanto antes. Solicitar referencias al candidato le demostrará que lo está considerando seriamente para el puesto. 

9. Actúe rápido
La demanda de candidatos altamente calificados es muy elevada, lo que significa que los mejores profesionales podrían recibir varias ofertas. Mientras usted está deliberando, puede que su primer candidato haya aceptado otra oferta de otra empresa. 

En cuanto usted y el equipo de reclutamiento hayan alcanzado un consenso y todas las referencias del candidato haya sido comprobadas, es importante que haga la oferta lo antes posible, o correrá el riesgo de perder a su candidato. Es tan simple como eso: no se demore.

10. Esté preparado para negociar
Las negociaciones salariales son muy comunes, especialmente en el caso de los profesionales más capacitados. Así, nuestro último consejo es: esté preparado. Eso significa que debe buscar opciones para “endulzar” el trato en caso de que le pidan un incremento en la oferta económica que usted no pueda asumir en el momento. Una opción, por ejemplo, es acordar un incremento después de un tiempo en la posición, si se cumplen los resultados esperados. Otra alternativa es ofrecer mayores beneficios, como más vacaciones o la posibilidad de trabajar desde casa de vez en cuando. 

También debe tener previsto hasta cuanto podría incrementar su oferta económica, considerando los salarios de los otros miembros del equipo. Consulte la Guía Salarial de Robert Half para informarse sobre tendencias salariales en su área de actividad.  

El contenido fue traducido del original 10 Job Interview Tips for First-time Managers.

Share This Page